Comunicados

Recuperarse de una adicción en Sevilla

Recuperarse de una adicción en Sevilla

Publicado: 15 de enero de 2021 10:29 (GTM+2)

La pandemia ha afectado a la salud mental de buena parte de la población. El confinamiento y la reducción de la vida social, o el paso del trabajo en un entorno físico, con compañeros con los que conversar, a hacer lo mismo desde el hogar un día tras otro ha empeorado cuadros de depresión y de adicciones, en personas que ya se encontraban a tratamiento. También han aparecido nuevos casos, en especial dentro de las segundas, como nos confirmas desde el Centro de Adicciones Liberadict, de Sevilla.

Las adicciones pueden ser de dos tipos, pero cada paciente requiere un tratamiento adaptado

Cuando nos hablan de adicciones, solemos pensar en sustancias, desde las drogas hasta algunos fármacos. Ese es un tipo de adicción, pero también existen las adicciones conductuales, en las que el estímulo adictivo viene desencadenado por una red social, el juego (ludopatía), o cualquier otro servicio intangible, nos explican desde uno de los centros de tratamiento de adicciones en Sevilla

En cambio, los tipos de pacientes son incontables y cada uno necesita una terapia específica. Hay quienes pueden salir de su adicción con terapia conductual y quienes necesitan el apoyo de algunos fármacos. El nivel de autocontrol y el grado de concienciación sobre su problema también influyen en la manera en que se debe abordar una terapia, sin olvidarnos de la parte del tratamiento que busca mantener los resultados a largo plazo y evitar recaídas.

Precisamente estos meses de incertidumbre, sumados a los problemas económicos que sufren muchos trabajadores, han aumentado el número de casos que han vuelto a su adicción cuando ya casi habían terminado su tratamiento, o incluso habiéndolo concluido con éxito. Hay adicciones que se puede decir que se curan para siempre y otras que permanecen latentes, dependiendo de la causa y del propio paciente. La perspectiva a corto plazo no parece que vaya a mejorar este aumento de casos y recaídas.

De ahí la importancia de saber cuándo pedir ayuda o de que alguien de nuestro entorno detecte el problema y de ponerse en manos de profesionales. Cuanto primero se haga, más corto será el tratamiento y menor el riesgo de una recidiva.

Las adicciones son un problema mucho más frecuente de lo que la gente de a pie suele pensar y pueden afectar a cualquiera. La ansiedad y la frustración constituyen el caldo de cultivo perfecto para que una válvula de escape pase a ser una adicción real. No solo se puede ser adicto a una sustancia, sino a casi cualquier estímulo, y la pandemia ha empeorado los casos de adictos en recuperación. También han aparecido nuevos pacientes.
En cualquier núcleo de población mediano o grande existe alguna clínica o centro especializado en tratamientos de desintoxicación física o de restablecimiento del autocontrol. Algunos, como es el caso de Liberadict en Sevilla, brindan también terapias a los familiares y las parejas de los pacientes, grandes olvidados en las etapas iniciales y en la fase previa al camino hacia la recuperación. Además son expertos tanto en adicciones a sustancias como en adicciones conductuales, las que más proliferan en los últimos años.