Comunicados

Mitos y leyendas de Sevilla

Mitos y leyendas de Sevilla

Publicado: 18 de enero de 2021 08:00 (GTM+2)

Sevilla es una ciudad fascinante. Eso es algo de lo que no nos cabe ninguna duda. Sin embargo, también existe otra parte de la ciudad, donde los mitos se mezclan con su ya de por sí extenso encanto natural y la convierten en aún más atractiva.

Tierra de pasiones vivas, de procesiones y de la alegría de la feria, lo cierto es que existe otra parte oculta de la ciudad que pocos conocen y que solo unos cuantos se atreven a descubrir.

La Virgen o un reloj

Una de las leyendas más extendidas de Sevilla es aquella en la que se afirma que la Virgen Macarena fue cambiada por un reloj. La historia se remonta al siglo XVI, cuando un viajero italiano falleció y dejó su maleta en el hospital de las Cinco Llagas. En el interior se encontraba una imagen de la Virgen.

Cuando la hermandad descubrió el equipaje, le propuso al centro cambiar dicha imagen por un reloj, objeto que el lugar sanitario necesitaba con urgencia. Eso sí, la condición que pusieron fue que, si en algún momento la Virgen volvía a entrar en el mismo, no podría volver a salir jamás del lugar.

El mito de la Bella Susona

Muerte, traición y un poco de amor. Todo esto contiene uno de los mitos sevillanos más tristes. Susona Ben Susón, cuyo progenitor era un judío converso, inició una sublevación para terminar con el ataque a los judíos en la ciudad. La reunión de la conspiración comenzó en la casa de Diego Susón.

Susona, por ese entonces, mantenía una relación con un cristiano, al que no dudó en avisar para que se salvara. Este, no obstante, dio la voz de alarma y ordenó detener a los conspiradores, incluido el padre. Todos fueron ahorcados y Susona, impotenete, ordenó que, cuando muriera, se le separara la cabeza del cuerpo y se la expusiera en la Calle Muerte.

Hoy en día, aún podemos ver un azulejo con una calavera en dicha calle con el nombre de la protagonista de la leyenda.

La historia de Doña María Coronel y el rey

Otra de las leyendas más atractivas que encontramos en Sevilla tiene como protagonista a Doña María Coronel. Hija del copero del rey Don Pedro I, este quiso matar tanto a su padre como a su marido. Sin embargo, se terminó enamorando de forma irremediable de la mujer.

Ya viuda, decidió pasar el resto de sus días en un convento, pero el rey no dejaba de perseguirla de forma cada vez más insistente. Según cuenta la leyenda, la viuda, al sentir que no podía más con ese  acoso, derramó sobre sí misma aceite hirviendo. Desfigurando su rostro, no le volvió a parecer atractiva al rey. Tras la proeza, su cuerpo reposa en el coro del Monasterio de Santa Inés.

Muchas son las historias que viven en la ciudad de Sevilla. Algunos de ellos aún quedan vivos en el imaginario popular y gracias a los pequeños detalles que aún hoy en día podemos encontrar en cada uno de sus rincones.