Comunicados

Los mejores sistemas de aislamiento térmico exterior

Los mejores sistemas de aislamiento térmico exterior

Publicado: 10 de marzo de 2021 07:18 (GTM+2)

Muchos de nuestros edificios apenas tienen aislamiento térmico o directamente, carecen de él. En Nutersa nos pueden asesorar para encontrar cuál es el mejor para cada caso, ya que, aunque hay algunos aislamientos mejores que otros siempre, hay que adaptarse a cada edificio.

Veamos cuáles son los mejores aislamientos térmicos exteriores que podemos colocar ahora mismo en nuestras viviendas.

Sistema SATE

El sistema SATE es uno de los más sencillos a la hora de aislar el exterior de los edificios y a la vez el mejor por sus múltiples ventajas.

Dicho de una manera sencilla, este sistema consiste en poner varias capas de revestimiento que luego se protegen con mortero, algo que se hace sin necesidad de hundir nada ni tocar el interior de los edificios.

Además de aislar las viviendas del calor y del frío, se reduce de manera considerable el ruido que llega al interior y a la vez se protege a la fachada de los elementos, eliminando los desperfectos que salen con el paso del tiempo.

Fachada ventilada

El sistema de fachada ventilada es uno de los más usados en la actualidad por su eficacia a la hora de aislar la zona exterior del edificio.

De hecho, las ventajas son muy similares a las del sistema SATE, ya que no implica obras en el interior del edificio, se eliminan puentes térmicos y se protege la fachada.

El problema, y por el cual a nuestro juicio no es el mejor sistema de aislante térmico es su precio, pues es mucho más caro que el sistema SATE dando unos resultados similares.

Sistema de inyección en cámara

A veces hay problemas a la hora de hacer obras en la fachada exterior, problemas que en las comunidades de edificios casi siempre tienen que ver con la falta de acuerdo de los propietarios.

En estas situaciones hay una solución muy económica, pero que a cambio provoca muchas molestias a los vecinos.

Se trata de meter aislamiento dentro de la cámara de aire de las paredes, para lo que hace falta taladrar la fachada por dentro, haciendo agujeros cada medio metro e introduciendo por ellos el material aislante.

Además de todas las contrariedades que conlleva taladrar por todas partes, al terminar hay que reparar todas las paredes y volver a pintar, por lo que no es el sistema más recomendable ahora mismo, aunque puede ser el único viable en algunas circunstancias.

Aislamiento térmico interior

Este tipo de procedimiento para aislar el exterior de las fachadas es el peor de todos, pero el único que se puede usar en algunos edificios como los declarados patrimonio histórico, en los cuales no se puede intervenir en sus fachadas.

Consiste en hacer un trasdosado con lanas minerales o poliuretano expandido para después colocar delante un revestimiento que puede ser de pladur.

Lo lógico es aprovechar algunas obras interiores para colocarlo, aprovechando que los trabajadores ya están allí y que se ahorrará algo de mano de obra por la intervención previa.

Hay que tener en cuenta que resta superficie útil, alrededor de 5 cm en todas las paredes en las que se intervenga y que hay que tener mucho cuidado con los remates, pues de lo contrario serviría de muy poco.

Poliuretano proyectado

Terminamos con un tipo de aislamiento exterior temporal que se usa cuando tiran el edificio de al lado.

En estos casos, la “fachada lateral” que antes estaba protegida por el edificio que ha sido demolido queda al aire, creando un problema enorme tanto de temperaturas como de humedades.

Lo mejor es solucionar el problema de forma temporal, sin gastar mucho mientras construyen un nuevo edificio, para lo cual se usa poliuretano proyectado que luego se pinta para dar una protección mayor.

No es el sistema de aislamiento exterior más estético, pero es barato y efectivo.

Dentro del mundo de la mejora de la eficiencia energética de las fachadas hay muchas opciones. Elegir una u otra es cuestión de presupuesto, de si se pueden hacer obras en la fachada y de las molestias que se quieran soportar, siendo el sistema de aislamiento SATE el mejor en relación calidad-precio.