Internacional

EE. UU. y Rusia monitorean el cohete chino loco que va a caer sobre la Tierra

EE. UU. y Rusia monitorean el cohete chino loco que va a caer sobre la Tierra

Publicado: 6 de mayo de 2021 10:07 (GTM+2)

El Larga Marcha-5B está fuera de control y se espera que sus escombros alcancen la superficie terrestre este fin de semana

El Comando Espacial de EE. UU. y la agencia espacial rusa Roscosmos están rastreando el cohete chino Larga Marcha-5B Y2, que amenaza con caer sobre la Tierra en los próximos días al estar fuera de control.

El cohete, que transporta el módulo central para la construcción de una futura estación espacial china, fue lanzado de manera exitosa al espacio el jueves pasado. Sin embargo, al poco tiempo de ser lanzado la etapa central del cohete tuvo dificultades y entró en la órbita terrestre baja. Se prevé que la etapa central del Larga Marcha-5B Y2, que tiene unos 30 metros de largo y 5 de ancho, se desintegre al entrar en la atmósfera, pero sus escombros podrían alcanzar la superficie terrestre.

“El Comando Espacial de EE. UU. está al tanto y rastrea la ubicación del Larga Marcha-5B chino en el espacio, pero su punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra no se puede identificar hasta unas horas después de su reentrada, que se espera alrededor del 8 de mayo”, han precisado los militares estadounidenses, añadiendo que proporcionarán actualizaciones diarias sobre el Larga Marcha-5B y su ubicación a través de la web, Space-track.org.

Por su parte, la agencia espacial rusa Roscosmos también ha confirmado que está monitoreando al cohete. “Algunas de las estructuras de la etapa central del cohete dejarán de existir en las densas capas de la atmósfera, pero elementos estructurales individuales no combustibles pueden alcanzar la superficie de la Tierra. Los días 7 y 8 de mayo aparecerán probabilidades reales de su punto de caída. Esta situación no afectará al territorio de Rusia”, ha detallado Roscosmos.

Se estima que partes del Larga Marcha-5B Y2 caerán al océano o en áreas desiertas, pero siempre hay la posibilidad de que caiga en zonas habitadas.

Este fenómeno de las reentradas incontroladas es algo no tan infrecuente en la aviación espacial, y esta no sería la primera vez que un cohete de fabricación china tiene ese final. En mayo de 2020, tras otro lanzamiento con éxito, los restos del Larga Marcha-5B se precipitaron sin control y finalmente cayeron en el océano Atlántico.

Este es el lanzamiento publicado por RT en Youtube: