Internacional

La doctora que detectó la variante Ómicron llama a la calma más que al alarmismo

La doctora que detectó la variante Ómicron llama a la calma más que al alarmismo

Publicado: 30 de noviembre de 2021 10:24 (GTM+2)

Los síntomas detectados son leves pero la propia OMS calificó de riesgo global "muy alto" la nueva cepa

Doctora Angelique Coetzee entrevistada por la BBC.

Doctora Angelique Coetzee entrevistada por la BBC.

Angelique Coetzee, la médico de familia de Sudáfrica que alertó a las autoridades de una posible nueva cepa declaró a la BBC:
“De momento no hemos detectado ningún caso de covid grave con ómicron”.

A pesar de ello, desde medios de comunicación se ha montado un revuelo enorme y las bolsas de todo el mundo se han visto afectadas por la noticia y algunos han comprado acciones a un precio mucho menor que días antes.

La nueva variante Ómicron parece ser igual de contagiosa o más que la delta, la más extendida. La doctora sudafricana ha realizado declaraciones en varios medios en los que resume que la nueva variante tiene síntomas más leves y distintos a los esperables. Por ejemplo, no se ha dado la pérdida de olfato o gusto, pero sí un cansancio extremo, síntomas de resfriado en algunas ocasiones y sequedad de garganta. Uno de los casos detectados, de seis años de edad, tuvo pulso alto y fiebre. En adultos, sin embargo se ha registrado cansancio extremo, que no dura más de unos días.

Esta sintomatología fue lo que puso en alerta a la médico para avisar a las autoridades el 18 de noviembre de una posible nueva variante. Tras esto, muestras de los pacientes sospechosos de portarla fueron secuenciadas y allí estaba la nueva variante que causó un nerviosismo gigantesco en todo el planeta con medidas de control fronterizo de decenas de países.

La sospecha de una nueva cepa sucedió cuando Coetzee atendió primero a un joven de unos 33 años positivo de covid que no mostraba síntomas típicos, pero que acusaba fatiga. Le hicieron varias pruebas a él y a su familia, viendo que todas las personas de su entorno daban positivo y presentaban síntomas muy leves, asociados también a fatiga.

La propia OMS, Organización Mundial de la Salud, calificó de riesgo global “muy alto” la nueva variante e instó a los 194 países miembros a establecer de manera oportuna políticas sobre viajes internacionales en relación al riesgo de contagios.

Sin embargo la doctora Coetzee declaró para The Telegraph que el 26 de noviembre se había detectado la variante en cerca de 3700 pacientes. “Es más de lo que nos gustaría, pero claramente por la levedad de los síntomas no hay razón para entrar en pánico”, aseveró la profesional sanitaria.

Según ella y sus colegas, en primera línea de encuentro con la variante Ómicron en el hospital, opinaban que no había que alarmarse comparado con el mensaje de alarma lanzado desde la OMS.

De todas formas, con la información actual todavía no se puede asegurar que no vaya a ser menos virulenta que otras variantes. “Tendremos que esperar por lo menos dos semanas”, concluía ayer Coetzee en su entrevista para la cadena pública británica.