Opinión

¿En qué se parece ‘No mires arriba’ al análisis en La Sexta de la peligrosa tensión OTAN – Rusia?

¿En qué se parece ‘No mires arriba’ al análisis en La Sexta de la peligrosa tensión OTAN – Rusia?

Publicado: 13 de enero de 2022 14:36 (GTM+2)

El programa de Ferreras parecía la escena en que el científico de la película explica que un meteorito destruirá la Tierra y los periodistas se descojonan en su cara

Fotomontaje con Pedro Rodríguez, Leonardo Di Caprio y Antonio García Ferreras.

Fotomontaje con Pedro Rodríguez, Leonardo Di Caprio y Antonio García Ferreras.

No sé si Newtral, la todopoderosa empresa de Ana Pastor, que controla qué es verdad y qué no en Facebook (cerrando perfiles de medios de comunicación y arruinando la vida a otros periodistas…), dirá algo al respecto del espectáculo sesgado que acabamos de asistir en el programa de Antonio García Ferreras, Al Rojo Vivo. El análisis realizado en directo en La Sexta me ha recordado a la película ‘No mires arriba’, cuando el científico, Leonardo Di Caprio, intenta alertar de la llegada de un meteorito que va a destruir la Tierra y los presentadores de un programa se descojonan en su cara. Por cierto, mucha gente ha visto esta película y piensa que el periodismo y la política actual podrían actuar exactamente como son descritos en la cinta.

Resulta que para hablar de una “posible guerra con Rusia”, lo cual sería como el impacto de un enorme meteorito que destruiría la Humanidad y el planeta, ha llamado a Pedro Rodríguez, es decir, análisis mainstream, de los que le gusta a la OTAN, a Wall Street y al lobby belicista. El lema de Ferreras es “más periodismo” pero en periodismo, el real, se contrasta con la otra parte para tener las dos visiones. Ferreras lo suele hacer en su mesa de debate para analizar intensamente el tuit de un político español que ha dicho una chorrada, pero en temas internacionales, ahí amigo, siempre suele faltar lo que dice la otra parte, no hay un análisis profundo, no existen matices, ya que todo no es blanco o negro, y menos en temas tan serios. Ahí falta todo lo necesario para explicar una situación tan complicada: perspectiva, objetividad, contraste...

Pedro Rodríguez, el tertuliano que ha soltado el discursito rusófobo del día, recibió la famosa beca Fulbright y M.A. (1996) en International Relations & Mass Media por la Universidad de Georgetown. Su tesis doctoral estuvo dedicada a la comunicación política de la Casa Blanca. ¿Qué curioso todo no? Relaciones internacionales y los medios de comunicación, y además especializado exactamente en lo que se dicta desde la Casa Blanca. A Pedro Rodríguez, que fue corresponsal de ABC en EEUU durante 20 años, le ha faltado escupir a Rusia y a Vladimir Putin en su “análisis”, todo ante la pasividad de Ferreras que no ha discutido las “mentiras” o “incorrecciones”, como mínimo, que ha soltado este señor. El del tertuliano parecía un discurso aprendido, como un argumentario político, muy lejos de la visión del meteorito que se acerca y de lo que realmente nos jugamos por el interés de unos pocos en vender armas a Ucrania.

Ferreras le preguntó que si había posibilidad de guerra con Rusia y Rodríguez dijo: “de guerra no, de conflicto armado sí”. Ya ves la diferencia… bien empezamos. Continuó el analista diciendo: “Putin ha planteado una serie de demandas, una serie de demandas imposibles”.

A ver, no son imposibles señor Rodríguez. No diga que son imposibles porque nos lleva a una posible guerra y todo se acabaría, mida un poco sus palabras. Son muy fáciles de cumplir y permite a la raza humana seguir existiendo en paz. Rusia ha dicho que si le ponen misiles a 5 minutos de Moscú no les daría tiempo a verificar si hay un error en el lanzamiento de un misil y por tanto se podría desatar el Holocausto Nuclear por un error. Además si hubiera un ataque de la OTAN, ellos no podrían responder y por tanto no lo pueden aceptar. La certeza de una destrucción mutua es lo que ha parado una guerra nuclear durante décadas. Los rusos lo dicen por tanto por la seguridad de todos, no solo de ellos, pues no quedaría nada vivo en el planeta.

Pero el tertuliano de la Sexta dice sin embargo: “Es imposible que la OTAN conceda a Rusia el derecho de decidir quién puede unirse a la OTAN”. De nuevo el análisis es erróneo y peligroso, ya que Putin ha dicho por activa y por pasiva que deberían hablar de Rusia como un aliado y no como un enemigo. Pero el lenguaje belicista y la tensión genera mucho dinero para algunos porque se venden muchas armas. Rodríguez siguió con su argumentario belicista afirmando que Putin tenía una “obsesión criminal” por “volver a hacer Rusia grande”.

A ver, un poco de Historia para aclarar algunas cosas de la política. Rusia nace en el Rus de Kiev, la capital de Ucrania, país que no existía como entidad hasta que la crea Lenin en 1922. Ucrania es para Rusia como podría ser Asturias para España. La mitad de la población es de origen ruso y allí se habla ruso desde hace siglos, porque gran parte de Ucrania ha sido Rusia durante siglos. Rusia ha repetido varias veces que no invadirá Ucrania porque son un pueblo hermano para ellos, viven rusos allí, pero la OTAN y sus medios afines siguen con el tema y la propaganda belicista. Lo que sí está diciendo es que la OTAN no puede ser tan agresiva, son muchas las guerras donde ha intervenido la organización sin el paraguas legal de la ONU y no para de expandirse hacia el este, hacia su "enemigo". Más bien parece una organización de ataque que de defensa viendo la cantidad de países que ha destruido en los últimos años. Rusia se queja de que ellos no están poniendo misiles apuntando a Washington en la frontera de EEUU y Canadá o la frontera de México y EEUU. Piden que no se los pongan a segundos de Moscú porque simplemente un error podría llevar a la destrucción de todo. Pero parece que a Biden eso le importa poco y en menos de un año de mandato ha llevado al mundo a una nueva Guerra Fría y a una tensión sin precedentes desde la crisis de los misiles de Cuba.

Pero sigamos con lo que ha dicho Rodríguez. Ante la pregunta directa de Ferreras de si había “un riesgo real de que Rusia invadiera Ucrania” con 100.000 soldados (Eso no da ni para avanzar 5 kilómetros contra las numerosas fuerzas armadas ucranianas). Para una operación así se necesitarían 4 o 5 veces más tropas. Esto le da igual al “analista” que ha dicho: “Hay una ventana muy real” para luego añadir que casi riéndose que “con el cambio climático el invierno no es tan duro como suele ser en esas latitudes y ahora toda la zona común es un enorme barrizal. Y eso es lo que está protegiendo a Ucrania de la invasión”.

Resulta que hoy la temperatura en Jarkov, junto a la frontera de Rusia y Ucrania, es de -10º y en Lugansk de -11º. Le parece otoñal al invitado de Ferreras a pesar de la nieve que cubre toda la zona. Pero el "experto" ignora que lo que protege a Ucrania de una invasión es que Rusia no la va a invadir, simplemente eso. Moscú ha dicho que las afirmaciones sobre una posible invasión a Ucrania "son resultado de un trastorno mental". Solo intervendría, y veríamos de qué forma, si entra de repente en la OTAN y Biden coloca allí misiles apuntando a Moscú, como por cierto quiere hacer el anciano presidente estadounidense. De hecho la mitad de la OTAN no quiere que Ucrania forme parte porque la posibilidad de que muramos todos es enorme por el simple empeño de unos cuantos jerarcas de empresas de armas y de la momia que habita en la Casa Blanca.

Rodríguez, a pesar de los antecedentes de bombardeos de la OTAN en numerosos países, dijo que no era una organización ofensiva y dijo que esa apreciación era hecha por “terraplanistas geopolíticos”. Ahora resulta que aquellos que han visto a niños morir bajo las bombas, defienden la paz y pretenden bajar la tensión entre dos países que pueden destruirnos a todos, son unos locos.

Por fin Ferreras dijo a una periodista del programa que leyera lo que decía Rusia de la reunión con la OTAN pero se limitó a dos frases cortas, sin informar de toda la postura y sin detallar el trasfondo que hemos intentado resumir en este humilde artículo. De nuevo en La Sexta se trata mal el tema, con falta de rigor, de objetividad, de contraste.  

Pero el programa seguía y ahí volvió Rodríguez para decir exactamente lo contrario de lo que está sucediendo. Le da igual. Los miembros europeos de la OTAN se están quejando de que todo el tema de Ucrania, que afectaría de primera mano a Europa, lo está llevando EEUU sin contar con ellos. De hecho hay un lugar de debate ‘El Cuarteto de Normandía’ (Rusia, Ucrania, Alemania y Francia) donde se han intentado apaciguar las cosas. Biden, sin embargo, se ha saltado eso y está tratando directamente con Ucrania enfrentándose así con Rusia sin comentar nada con Europa como ya hizo con la desastrosa retirada de Afganistán. Rusia apuesta por seguir negociando con Ucrania en ‘El Cuarteto de Normandía’, quiere conseguir un mundo multipolar, en paz, donde Occidente no vea a su país como un rival sino como "un aliado", un colaborador. No les interesa una carrera armamentística ni tampoco una guerra que nadie puede ganar. Quizás habría que escuchar lo que dicen ellos, Ferreras. Hay cientos de declaraciones de miembros del Gobierno ruso al respecto.

Sin embargo el periodista becado por EEUU sigue a lo suyo y dice justamente lo contrario a la realidad (qué curioso): “Putin en toda esta crisis ha intentado convertirla en una cuestión entre EEUU y Rusia, y ha intentado dejar al margen tanto a Europa como a Ucrania y ese es el juego que le va bien. Recrear la Unión Soviética, la bipolaridad”.

Tras esto, Ferreras no preguntó al resto de tertulianos, ni se les esperaba. De temas como la paz en el mundo o la supervivencia de la especie humana parece que no es tan importante, o no se les deja hablar o simplemente no tienen opinión, así está el periodismo.

Si no fuera tan peligroso sería simplemente un episodio más de la destrucción de la democracia en Occidente mediante la eliminación del periodismo, pero esta situación puede derivar en la desintegración de todo rastro de la especie humana por eso divulgar en televisión este tipo de mensajes de confrontación es muy chungo. De ahí que se parezca a 'No mires arriba'.

El desasosiego que entra al ver estos análisis agresivos, sesgados, incompletos, que no informan, sino más bien alientan casi a odiar a los otros y por tanto a generar un conflicto, nos lleva a algunos a pensar en si ya viene el meteorito a toda velocidad y ciertos periodistas siguen de risas, contando billetes y desinformando.

Esto es lo que dice Putin sobre el tema, JUSTO LO CONTRARIO DE LO QUE DICE EL "PERIODISTA" PEDRO RODRÍGUEZ CON EL APOYO DE FERRERAS:

Y esto lo que algunos usuarios han escrito en Twitter sobre el análisis del programa de Ferreras: