Internacional

El Gobierno francés rectifica y no permitirá que Novac Djokovic juegue en Roland Garros

El Gobierno francés rectifica y no permitirá que Novac Djokovic juegue en Roland Garros

Publicado: 17 de enero de 2022 09:57 (GTM+2)

Los participantes, el público y los trabajadores del torneo deberán tener la pauta completa

El Gobierno de Francia, que hace diez días señaló que el tenista Novak Djokovic podría participar en el torneo de Roland Garros aunque no estuviera vacunado, ha cambiado su posición y advierte de que todos los que jueguen deberán tener la pauta completa, igual que se exigirá al público y a los profesionales implicados.

La rectificación del Ejecutivo francés llegó de la mano de Roxana Maracineanu, ministra de Deportes, en la noche del domingo al lunes, horas después de que el Parlamento de la república adoptara definitivamente el proyecto de ley que impondrá un certificado de vacunación para muchas actividades de la vida social, lo que incluye asistir a espectáculos deportivos.

La ministra, en un mensaje en su cuenta de Twitter, publicó que se ha adoptado ese certificado sanitario, de forma que "desde que se promulgue la ley, será obligatorio para entrar en los espacios ya sometidos al pasaporte sanitario (estadios, teatros o salones) para el conjunto de los espectadores, de los practicantes, de los profesionales, franceses o extranjeros".

El pasado 7 de enero, Maracineanu, en pleno contencioso político y judicial en Australia por la presencia del deportista serbio pese a su negativa a vacunarse, había señalado que el serbio sí podría a participar en Roland Garros, que se celebrará entre finales de mayo y comienzos de junio.

La ministra de Deportes aseveró entonces que Francia aplicaría una excepción a la obligación del certificado de vacunación a los deportistas en las competiciones internacionales, de forma que no se les aplicaría la nueva normativa francesa y podrían competir incluso sin estar inmunizados.

Para entrar en Francia no hay que tener la pauta completa de vacunación imperativamente. Se puede, en su lugar, llegar al país galo con un pasaporte sanitario que pruebe disponer de un test negativo.

De todas formas, el proyecto de ley sobre el certificado de vacunación que entrará en vigor a finales de esta semana, está todavía pendiente de un recurso ante el Consejo Constitucional, va a imponerlo para comer en un restaurante o tomar algo en un bar, para ir al cine, a un espectáculo o a un estadio, pero también para utilizar los transportes públicos de larga distancia, autobuses, trenes, aviones o barcos.