Internacional

Proxenetas alemanes tratan de captar a refugiadas ucranianas que huyen de la guerra

Proxenetas alemanes tratan de captar a refugiadas ucranianas que huyen de la guerra

Publicado: 4 de marzo de 2022 14:20 (GTM+2)

Se están desplazando a la frontera polaca para comprar mujeres ofreciendo transporte y alojamiento gratuitos

La brutal guerra que desde hace más de una semana padecen los ucranianos está causando la llegada masiva de refugiados a la Unión Europea, siendo Polonia el principal país receptor de este flujo de personas que huye de la barbarie. Sin embargo también hay bárbaros a este lado de la frontera, según denuncia la activista Pauline Makov, proxenetas alemanes se estarían dirigiendo a la frontera entre Polonia y Ucrania para captar a mujeres.

"El sistema de prostitución se beneficia de la guerra y de sus víctimas", denuncia la activista en un post de Instagram que está acompañado de un murar en el que se puede leer: "Las mujeres ucranianas no están en venta".

Esta no ha sido la única denuncia de indefensión de refugiados al llegar a la Unión Europea, también se ha acusado de racismo a las autoridades polacas al impedir o retrasar la entrada de refugiados negros o asiáticos. La cadena FRANCE 24 asegura que se reunió en el este de Ucrania con nacionales de Nigeria y Sudáfrica que afirmaron no haber podido cruzar a Polonia por su color de piel.

También Stephanie Hegarty periodista de la BBC contó la historia de un joven negro estudiante de medicina que aseguró sufrir problemas para salir de Ucrania. "Me dijo que ha estado esperando 7 horas para cruzar, dice que los guardias fronterizos están deteniendo a los negros y enviándolos al final de la fila, diciendo que tienen que dejar que los ucranianos a través de primero", denunciaba  en su cuenta de Twitter.

En las redes sociales aparecieron muchos más testimonios de personas de diferentes procedencias que denunciaron problemas para cruzar la frontera hacia la Unión Europea, sin embargo las autoridades polacas aseguran que se trata de una campaña masiva de desinformación, algo para lo que no han aportado pruebas.