Tecnología

España, ¿un país amigable con las criptomonedas?

España, ¿un país amigable con las criptomonedas?

Publicado: 22 de marzo de 2022 19:52 (GTM+2)

Hand of a man with a gold bitcone Cryptocurrency Digital bit of coins in a hand on a background of the flag of Spain. The concept of virtual money.

Hand of a man with a gold bitcone Cryptocurrency Digital bit of coins in a hand on a background of the flag of Spain. The concept of virtual money.

A principios del 2022 se estimaba que de los poco más de 47 millones de personas que gozan de la ciudadanía española, alrededor de 4 millones eran poseedores de criptomonedas en alguna de sus múltiples formas; exchanges, billeteras electrónicas privadas… lo que sitúa a nuestro país como uno de los más entusiastas a la hora de adoptar este activo digital, al menos entre los países más desarrollados.

Otros estudios basados en encuestas como las realizadas 2gether, sugieren que el tipo de consumidor predominante, al menos de momento, es un hombre joven, nacido mayoritariamente en las décadas de los ochenta y los noventa, con estudios superiores y que se dedica a profesiones liberales como la abogacía o relacionadas con las finanzas, el cual por otra parte sería el perfil tradicionalmente más interesado en el mundo de las inversiones y que podría cambiar en el caso de que las criptomonedas logren su objetivo de colocarse a un nivel similar al del dinero fiat, activo que por otra parte está siendo cuestionado desde ciertos sectores por las sanciones derivadas de la guerra de Ucrania, que han puesto de relieve la facilidad con la que pueden congelarse los depósitos en euros o dólares.

La posición del Banco de España

Hasta la adopción del euro por parte de diecinueve países de Europa, el Banco de España era el organismo encargado del control de la hasta entonces divisa nacional, la peseta, y a pesar de que ahora muchas de las atribuciones del organismo español han pasado a ser competencia del Banco Central Europeo, el Banco de España todavía mantiene algunas competencias como supervisor del sistema bancario español, así como la vigilancia y la función de asesoramiento sobre la implantación de activos como pueden ser las criptomonedas, las cuales, como se ha visto, han alcanzado una enorme popularidad en los últimos años.

A falta de una regulación más específica por parte de las autoridades españolas y europeas el Banco de España hace especial hincapié en dos características de las criptomonedas como son su alta volatilidad, que para el organismo las convierte en activos altamente especulativos, así como en su independencia de cualquier banco central o gobierno, lo que para la entidad gobernada por Pablo Hernández de Cos añade un plus de incertidumbre, como por otra parte no deja de ser lógico teniendo en cuenta que las criptomonedas escapan al control del Banco de España y que es precisamente esa desvinculación de los actores estatales la que hace tan atractivos a bitcoin, ethereum, litecoin y la miríada de otras criptomonedas que existen en el mercado para decenas de millones de inversores en todo el mundo. 

Operar con criptomonedas en España

Lo cierto es que en nuestro país no existe una sola forma de operar con criptomonedas, y además cada una de estas formas son sustancialmente distintas entre sí. Una de las formas de invertir utilizando la volatilidad de las criptomonedas es con Plus500 España, un bróker online que utiliza diversos instrumentos como las criptomonedas, el forex o la cotización de índices bursátiles para especular utilizando apalancamiento y contratos por diferencia, lo que implica que el trader, que es como se llaman los inversores que utilizan este tipo de plataformas, no está comprando la criptomoneda en cuestión por el hecho de abrir una posición en largo o de compra ni tampoco se está vendiendo por abrir una posición corta o de venta, lo que puede implicar un análisis más profundo para predecir la evolución de los precios, además de asumir unos riesgos distintos a los que operan con una exchange, como por ejemplo el apalancamiento de que hace uso el trading online.

Por otro lado se puede invertir con criptomonedas con exchanges simplemente comprando una cierta cantidad de ellas y esperando a que suban, lo cual no requiere de muchas complicaciones pero obliga a asumir la posibilidad de que el precio caiga con mucha intensidad, de hecho en el 2018 el bitcoin llegó a perder aproximadamente el 80 por ciento de su valor, lo cual en su momento supuso que muchos inversores quedasen atrapados, y a pesar de que con el tiempo recuperó e incluso superó con creces sus máximos históricos, nada garantiza que esto vuelva a ocurrir cada vez que el precio cae.

Otra forma de invertir en criptomonedas, y que China prohibió recientemente, es la criptominería, aunque con los precios actuales de la energía puede no ser tan rentable como hace meses, además de haber creado una espiral inflacionaria en el precio de ciertos componentes informáticos necesarios para realizar esta actividad.