Deportes

Apostar a múltiples deportes, ¿es para todos?

Apostar a múltiples deportes, ¿es para todos?

Publicado: 13 de abril de 2022 13:59 (GTM+2)

Apuestas Deportivas a Múltiples Deportes

Apuestas Deportivas a Múltiples Deportes

Uno de los consejos más frecuentes que suele darse para apostadores novatos es que se concentren en el tipo de deporte, liga y equipo que conocen mejor, y que gradualmente construyan sobre esa base para ir ampliando sus posibilidades. Pero hay más detrás de esta idea que solo repetirla como máxima. Con la facilidad de realizar apuestas deportivas a la mano de todos, incluso desde la comodidad de tu teléfono móvil con la excelente aplicación 1xBet versión móvil, es importante identificar qué tipo de apostador eres para construir una relación sana con el juego, que puede ser una actividad muy excitante e incluso, lucrativa.

En este artículo, indagamos en cuáles son los tipos de jugadores a los que se les debería recomendar que dominen un deporte antes de abrirse paso a nuevas modalidades de apuestas.

  • Apostadores completamente nuevos.

Si eres una persona que jamás apostó en su vida, o que ha apostado antes pero que no conoce el deporte nuevo en cuestión en absoluto (ni sus reglas, equipos o tendencias), los más seguro es que realizar apuestas será un tan solo un pasatiempo, donde solo ganarás muy ocasionalmente, y simplemente por un acto de mera fortuna.

Comienza por una disciplina que te resulte familiar, que hayas jugado o visto con frecuencia en tu vida, y del cual te sientas capacitado para sostener una conversación y entender un análisis. Deberías poder leer las reseñas de un tipster de confianza y saber decodificar la información, qué significan los datos y cómo podrían incidir en el juego. Por ejemplo, ¿entiendes cuál es la incidencia de que un club llegue ya clasificado a una última fecha del campeonato, sin posibilidades de cambiar su posición en la tabla? ¿Sabes cuál es el efecto de jugar de visitante en un deporte particular como el fútbol, especialmente si el partido se disputa en la altura, o con mucha humedad o calor? Estas son variables que pueden afectar el resultado de un encuentro que, de otra manera, podría seguir una lógica muy distinta.

  • Personas que miran un deporte solo para seguir a un único equipo.

Si no estás al tanto de lo que sucede con el resto de los competidores de una liga, y solo te centras en el equipo del que eres fanático, es muy difícil que tengas información suficiente para hacer un pronóstico de buena calidad. Además, lo más probable es que estés emocionalmente demasiado ligado a tu equipo, lo que hará que no veas con objetividad sus posibilidades reales de éxito deportivo. Para hacer dinero con las apuestas, es indispensable ser imparcial y frío en la lectura de la realidad.

  • Personas que tienen poco autocontrol para el juego.

Como regla general, si no te sientes con suficiente capacidad para fijarte reglas para el manejo de tu presupuesto destinado a apuestas, y seguirlo estrictamente, quizás apostar a múltiples deportes no sea una opción buena para ti en este momento. La ludopatía es un problema real y puede tornarse exponencialmente más difícil de controlar si estás apostando a partidos de fútbol, de baloncesto, béisbol y carreras de caballos, todo en simultáneo. 

Es más fácil poder limitar los riesgos si te centras en un deporte en lugar de múltiples, y si tienes claro cuánto puedes jugar para mantener una adecuada sustentabilidad en esta actividad.

  • Personas que no tienen tiempo para hacer apuestas meditadas.

Si no tienes la paciencia o el tiempo a tu disposición para hacer un análisis meditado para justificar tu pronóstico deportivo, probablemente lo mejor sea que no te aventures a jugar en múltiples disciplinas. Claramente tiene más sentido enfocar tu atención y maximizar tu tiempo y energía en un deporte.

El factor común que surge de todos estos consejos, es que lo más prudente es saber identificar y asimilar información de calidad para prever lo que sucederá en un partido de la manera más precisa posible. El deporte tiene un componente muy relevante de azar, pero ello no es razón suficiente para apostar irracionalmente.