Tecnología

Lo más recomendable es que toda empresa cuente con un servidor

Lo más recomendable es que toda empresa cuente con un servidor

Publicado: 22 de abril de 2022 17:23 (GTM+2)

En la actualidad, toda oficina con un número considerable de empleados debería contar con un servidor. Este equipo permite coordinar todos los ordenadores en una misma red central para sincronizar el trabajo, establecer grupos de usuarios, entre un montón de tareas más que pueden beneficiar a la empresa en cuanto a productividad y organización digital.

A la hora de dirigir una empresa, resulta necesario adquirir ordenadores para los empleados que los necesiten. De este modo, cada persona podrá realizar su trabajo de forma individual y optimizar el tiempo en favor de la productividad. Sin embargo, organizar todos estos equipos puede resultar engorroso y complicado.

Es necesario un servicio centralizado que unifique todos los ordenadores de una empresa en una sola red, y para esto funcionan los servidores. Es un ordenador especial, con distinto hardware y software, cuyo principal objetivo es ofrecer servicios a ordenadores PC y usuarios individuales, de una forma central. 

Un servidor debe estar funcionando las 24 horas del día y los 7 días a la semana, para que así el servicio ofrecido no se encuentre parado. Es una herramienta ideal para el almacenamiento, para redes, para procesamiento de datos, entre muchas otras tareas. Lo mejor es que un mismo servidor puede conectar con una gran cantidad de ordenadores.

Los servidores son los que nos permiten realizar actividades como visitar una página web, descargar un archivo, realizar un pago, entre otras cosas. Nosotros, como usuarios, accedemos al servidor para realizar estas tareas. Aunque estos ejemplos ilustran un uso a gran escala, esto no significa que no podamos usar un servidor en nuestra propia empresa.

Es muy recomendable instalar un servidor en la oficina, especialmente en aquellos entornos laborales donde se trabaja en equipo. Gracias a esta máquina se podrán coordinar todos los usuarios de una forma más eficiente, formando una red que ayudará mucho en el trabajo.

¿Para qué sirve?

Un servidor es una máquina bastante versátil, que tiene bastantes usos y funcionalidades, por lo tanto, es esencial para prácticamente cualquier empresa. Contar con uno es sinónimo de tener una red central para conectar a todos los trabajadores y a sus equipos.

Un servidor, principalmente, puede funcionar como una base de datos. Esto significa que todos los archivos, documentos y recursos de la empresa se encontrarán centralizados en una sola ubicación, lo cual puede servir de mucho a la hora de la organización. 

Además, su carácter centralizado ayudará a que la creación y modificación de archivos esté coordinada en todos los equipos, es decir, no se crearán varias versiones de un mismo documento, todos tendrán el mismo.

Es importante saber que un servidor puede funcionar para hacer copias de seguridad de todos los datos de la empresa, de forma automática y periódica. Esto hace que la tarea de resguardar los recursos, en caso de errores graves, sea mucho más sencilla, pues la gestiona el servidor por sí mismo.

Un servidor también sirve para crear perfiles de usuario, clasificándolos por empleados, gerencia, administradores, entre otros. De esta forma se puede elaborar una política de usos, de forma que cada grupo pueda acceder a cierta información, pero a otra no. Por ejemplo, la información más sensible de la empresa se puede configurar para que solo pueda ser revisada por los usuarios de "gerencia", permaneciendo escondida para los empleados o clientes.

Un servidor, además, puede coordinar dispositivos como impresoras o faxes, para que todos los usuarios los compartan, formando colas de impresión para que todos utilicen la misma impresora. Además, ciertos programas pueden requerir de un acceso centralizado, siendo un ejemplo las aplicaciones de contabilidad o un CRM.

Los servidores han sido salvadores en la época del teletrabajo, en medio de la pandemia por Covid-19. Cuando un empleado requiere trabajar desde el hogar, simplemente puede requerir conectarse a la red del servidor de forma remota, para así acceder a todos los datos y recursos desde su propio dispositivo, sin importar el lugar donde se encuentre.

En conclusión, los servidores se pueden adaptar a un sinfín de usos diferentes, por lo que no sorprende para nada que sea un tipo de ordenador tan utilizado en empresas de distintos sectores. Aunque configurarlo requiere un conocimiento medio de informática, es recomendable dicha inversión para mejorar la productividad dentro de la empresa.

Sistemas operativos para servidores

Un servidor ofrece una gran cantidad de herramientas para los administradores de una empresa, sin embargo, ningún hardware vale nada sin un software con el que se pueda sacar el máximo provecho. Y lo cierto es que los sistemas operativos típicos de un ordenador personal no son aptos para gestionar un servidor.

Se requiere el uso de sistemas operativos especiales para servidores, los cuales ofrecen las funciones especiales que caracterizan a este tipo de máquinas. Hay diversas opciones, siendo muy popular las ofrecidas por Microsoft (Windows Server y Azure). Sin embargo, hay muchas alternativas gratuitas, muy eficientes, en forma de distribución Linux.

La principal diferencia de estos sistemas operativos es que prescinden de aquellas opciones destinadas al usuario final, como pueden ser las aplicaciones de navegación web, por ejemplo. Estos software incluyen solo lo básico para el correcto funcionamiento de la máquina, además de opciones orientadas a la administración de los equipos: configuración de red, sistema de autenticación, entre otros.

Algunos de estos software, incluso, cuentan con una interfaz de usuario reducida al mínimo, solo con el núcleo del sistema operativo. Estos programas para servidores están más orientados a ser utilizados de forma remota, para configurar todo lo relacionado con la red desde otro equipo. Sin embargo, algunos sistemas operativos de servidores sí cuentan con una interfaz similar a Windows o Linux tradicional.

Es preciso instalar programas cuya funcionalidad esté orientada al uso que le vayamos a dar al servidor. Por ejemplo, un servidor de red requiere aplicaciones distintas a las de un servidor FTP o un servidor como base de datos. Se debe tener muy en cuenta esto, para configurarlo de forma adecuada, de modo que verdaderamente cumpla su función dentro de la empresa.