Comunicados

Cómo afecta la estanflación a la economía europea

Cómo afecta la estanflación a la economía europea

Publicado: 11 de julio de 2022 19:54 (GTM+2)

Toda economía de un país es sensible a las distintas combinaciones e indicadores que puedan producirse en las economías de los países vecinos. Al respecto, dentro de los riesgos a los que puede enfrentarse una nación, está la estanflación. 

En la actualidad, puede comprobarse que la economía europea se encuentra en niveles que sitúan a las economías de estos países en un estado de estanflación, ya que los precios, tanto de servicios como de productos, se han disparado, pero a la vez no se produce un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de estos países. 

En el panorama actual europeo se observa, por un lado, una inflación desbocada y, por otro, un estancamiento económico. Esta situación se ve agravada por la pandemia y por la invasión de Rusia a Ucrania, y las sanciones económicas a Rusia que esta actuación militar conlleva, por parte de distintas alianzas internacionales, como pueden ser la Unión Europea o la OTAN. También, por la paulatina subida del precio de la energía y los carburantes.  

¿Qué es la estanflación y cómo afecta a la economía de un país?

Según dictan los expertos en materia económica, una definición correcta de lo que es la estanflacion, es la siguiente: “situación económica en la que se combina un estancamiento o recesión del crecimiento con una fuerte inflación”.

La recesión económica se establece cuando el PIB muestra, en dos trimestres consecutivos, gráficas de decrecimiento. Si al mismo tiempo se está produciendo una subida de precios, es decir, hay una situación de inflación, entonces se puede hablar de deflación. Se considera este panorama como uno de los peores posibles que pueden existir en la economía de un país. 

¿Cuáles son las consecuencias de la estanflación?

Los mercados se ven afectados gravemente por la situación de estanflación. Se produce una recesión en la economía, decrecen diversos sectores económicos que pueden ser considerados como motores económicos del país, además de que los bienes y servicios elevan los precios, y los consumidores o clientes no tienen capacidad para poder contratarlos o adquirirlos. De hecho, son las familias los primeros grupos en verse afectados por una situación de estanflación, al disminuir su capacidad de consumo. 

Los pequeños comerciantes y las grandes empresas también se ven gravemente afectados, ya que el nivel de demanda disminuye, existiendo una oferta que aumenta los precios. 

¿Cómo debe combatirse la estanflación?

Dentro de las estrategias que un Estado debe aplicar entre sus decisiones políticas para combatir la estanflación, se deben tener en cuenta algunos aspectos como los siguientes:

  • Políticas que eviten tasas altas de desempleo.
  • Una política social para complementar las rentas más bajas.
  • Activación de reformas microeconómicas.
  • Como medida más agresiva, topar los precios de distintos sectores económicos. 
  • Pactar una subida en las rentas, hasta mantener el equilibrio económico y que permita a las familias combatir el aumento de precios.

Los motivos de la estanflación en Europa 

Europa es actualmente una zona de riesgo de estanflación, como bien publican los medios económicos más importantes de la UE. Y es que se observa en la región una combinación de factores que llevan a esta situación. 

Estos factores son los siguientes: 

  • Decrecimiento económico pospandémico. Tras la caída del PIB mundial en 2020, la zona del euro no ha logrado recuperar el ritmo de crecimiento que mantenía antes de los confinamientos. Otros mercados, como el de Estados Unidos, se han recuperado rápidamente, sobre todo en sectores como la industria y el comercio, recuperando niveles anteriores a la pandemia en 2021. Incluso China, a fecha de 2021, recuperó la tendencia de crecimiento. 
  • Error de interpretación de los bancos centrales. El confinamiento afectó de una manera inusual a los niveles de consumo, bajaron los precios en un primer momento, lo que hizo que los bancos incrementaran la moneda, es decir, imprimieron más billetes. Este hecho se unió a la inflación derivada del confinamiento, y a lo que se unió el aumento del precio energético, debido al ya mencionado conflicto bélico. 

En definitiva, los países deben trabajar para salir de esta situación, una de las peores que pueden darse en la economía internacional.