Andalucía

La aceptación acaba imponiéndose entre los agentes implicados que deciden sobre la tasa turística en Sevilla

La aceptación acaba imponiéndose entre los agentes implicados que deciden sobre la tasa turística en Sevilla

Publicado: 27 de julio de 2022 11:42 (GTM+2)

El consenso ha terminado imponiéndose en el último pleno del Ayuntamiento de Sevilla. Sus integrantes decidieron aprobar en la sesión del pasado jueves que el Gobierno municipal solicite a las administraciones central y autonómica la implantación de una tasa turística a los viajeros que se alojen en la capital hispalense. Se trata de una iniciativa con la que el alcalde, Antonio Muñoz, busca establecer un marco normativo a nivel andaluz que ayude a vehicular una recaudación que irá dirigida presumiblemente a la mejora del sector.

A excepción de Vox, que votó en contra, y de Ciudadanos, que se abstuvo, los diferentes partidos políticos con representación en el arco consistorial han dado el visto bueno al desarrollo de la propuesta. A partir de ahí, toda vez que el resto de agentes implicados también parece estar de acuerdo, el horizonte más cercano pasa por hacer que el Estado y la Junta de Andalucía activen los mecanismos pertinentes. El objetivo está claro: que los distintos tipos de alojamiento cobren a los turistas un euro por cada noche de hospedaje.

Con este planteamiento, Antonio Muñoz ha conseguido no sólo sentar las bases de lo que podría ser la puesta en marcha de una tasa turística, sino además mantener unidos a los diferentes sectores que forman parte del escenario. Todos ellos se han posicionado a favor de este gravamen, una conformidad que resulta indispensable para que la administración configure el marco legislativo desde el que poder operar sin obstáculo alguno. De este modo, la patronal hotelera, la asociación de hosteleros, la Unión General de Trabajadores, Comisiones Obreras y la Asociación Empresarial de Agencias de Viaje de Sevilla (Aevise) han mostrado de manera pública todo su apoyo.

Manuel Cornax, que ocupa la presidencia de los hoteleros, se ha convertido en uno de los protagonistas en todo este asunto, y es que en un principio el colectivo al que representa no estaba por la labor de aplicar la tasa, argumentando que algo así podría suponer la pérdida de clientela e incluso que los alojamientos se convirtieran en meros recaudadores. Esta postura ha ido cambiando con el paso de los días, y en su última intervención fue el propio Cornax el encargado de anunciar que la propuesta del alcalde está en la misma sintonía que la de la patronal. Sólo espera que el dinero obtenido se invierta adecuadamente en el sector turístico de la ciudad.

Por su parte, Antonio Luque, que preside la asociación de hosteleros, también ha expresado su total aprobación frente a los medios informativos. Según sus palabras, la explicación detallada que ha ofrecido el alcalde de la ciudad ha terminado siendo determinante. Luque tiene claro que Sevilla está a la altura de cualquier lugar del mundo en materia turística, máxime cuando encierra todo un caudal de atractivos culturales y patrimoniales de primer orden. Con esta casilla de salida, los hosteleros entienden que nadie que esté interesado en conocer la capital hispalense dejará de venir a raíz de una tasa como esta. Desde la hostelería se pide, eso sí, la creación de un departamento técnico que controle el destino de los ingresos recaudados. Esta última petición es también otra de las exigencias que ha puesto sobre la mesa UGT Sevilla, cuyo secretario general, Juan Bautista, considera además que la tasa viene a promover la idea de que el sector genere por sí mismo, y no siempre a través del dinero público, su propia financiación. 

Desde otra vertiente sindical, Claudia Caus, Secretaria provincial de CCOO, confía en que esta especie de impuesto pueda estar en funcionamiento en los próximos 2 o 3 años, contribuyendo a generar un turismo de calidad que permita que los sevillanos y los turistas puedan disfrutar al mismo tiempo de la ciudad de Sevilla. Para llegar a este tipo de turismo es necesario de igual modo invertir en la tecnología necesaria que permita a los turoperadores alcanzar el grado de digitalización que reclaman los tiempos. Los portales especializados deberán ceñirse, por ejemplo, al uso del bigdata para poder ofrecer experiencias más personalizadas. En este sentido, el modelo a seguir a nivel de software es el que llevan años consolidando las grandes referencias de internet, como son los gigantes del comercio electrónico y las plataformas de juegos de azar. De hecho, firmas como Amazon o espacios como los casinos online nuevos dedican gran parte de su presupuesto al análisis de datos a gran escala, siempre con la intención de conocer mejor a sus usuarios y proporcionarles de esta manera aquellos servicios que se ajusten más a sus gustos y preferencias. Bajo esta idea, la industria del juego estudia multitud de información que los jugadores van dejando mientras navegan por las distintas salas. Variables como el historial de búsqueda o el tiempo que el puntero del ratón permanece sobre determinadas zonas de la pantalla sirven para saber, entre otras cosas, qué máquinas tragamonedas son más populares o qué franjas horarias son óptimas para lanzar ciertas campañas promocionales. 

A pesar del parón en el flujo de visitantes que viene padeciendo la capital durante los meses de verano, la previsión para los meses de julio y agosto deja ver un repunte significativo del turismo con respecto al mismo periodo del año 2019. Así lo ha expresado la patronal hotelera, que asimismo ha resaltado las buenas cifras de ocupación que se registraron en primavera, que también superaron a las que tuvieron lugar en el última temporada prepandémica. Por contra, cabe reseñar que las reservas de última hora se han establecido ya como una tendencia en el sector.