Comunicados

La cistitis postcoital, qué es y cómo evitarla

La cistitis postcoital, qué es y cómo evitarla

Publicado: 2 de agosto de 2022 16:47 (GTM+2)

La cistitis postcoital es una infección urinaria que suele producirse después del coito en aproximadamente el 50 % de mujeres sexualmente activas, en un lapso que oscila entre las 24 y 48 horas. Es un problema frecuente en mujeres jóvenes sanas y no se origina ni contagia por transmisión sexual. Además, puede repetirse en un periodo de 6 meses desde su primera aparición.

Para agilizar el proceso de recuperación y reducir significativamente la sintomatología de la cistitis, la gama de productos Urocran es una buena alternativa terapéutica en la profilaxis de la cistitis bacteriana recurrente; ya que consigue disminuir notablemente el número de infecciones del tracto urinario inferior no complicadas de repetición (cistitis recurrentes) en mujeres sexualmente activas y mejorar, de forma importante, la calidad de vida de las mujeres con tendencia a padecer esta patología.

¿En qué consiste la cistitis postcoital?

Se entiende por cistitis postcoital una infección del tracto urinario que aparece después de tener relaciones sexuales en un periodo que no suele superar las 48 horas. La infección se caracteriza por una inflamación en la vejiga generada por la proliferación de bacterias, siendo E. coli la más común. Dicha inflamación puede ser aguda o crónica dependiendo del impacto bacteriano en la orina ubicada en la vejiga.

Este tipo de cistitis está directamente relacionada con los movimientos durante el coito, teniendo en cuenta la cercanía entre la vagina y el ano, un factor que facilita el ingreso de bacterias fecales en la uretra. También se ha comprobado que la infección no se produce por falta de higiene íntima y tampoco es una enfermedad de transmisión sexual, lo que indica que su sintomatología está estrechamente vinculada con la proliferación bacteriana en el aparato urinario.

¿Cómo prevenir la cistitis postcoital de forma efectiva?

La cistitis que se produce después de tener relaciones sexuales suele evidenciarse con mayor frecuencia en mujeres, sin embargo, también hay posibilidad de que afecte a hombres, pese a tener un conducto urinario más estrecho. Por tales motivos, es conveniente prevenir la infección con productos coadyuvantes efectivos como la línea Urocran.

Urocran y Urocran Forte son complementos alimenticios con triple acción frente a uropatógenos, que optimizan la correcta funcionalidad del tracto urinario, el sistema excretor y el sistema inmunitario. Su fórmula contiene D-Manosa, 4 cepas de probióticos y extracto concentrado (PAC Tipo A) de Arándano rojo. La combinación de sus ingredientes impide que la E. coli se una a las paredes de la uretra y vejiga, ayudando a evitar la cistitis, y consigue producir una restauración rápida y eficaz de la microbiota intestinal dañada que accede al aparato urogenital por vía fecal – perineal – uretral.

La D-Manosa es un azúcar simple que se adhiere a la bacteria E.coli desprendiéndola de las paredes del tracto urinario, facilitando su expulsión mediante la orina. Entre tanto, las PAC Tipo A son un grupo de polisacáridos que inhiben la actividad bacteriana y se encuentran en el arándano rojo americano. Por su parte, los probióticos propician la restauración de la microbiota vaginal e intestinal dañada, estimulando el sistema inmune.

La fórmula de Urocran Forte respecto a Urocran contiene mayor concentración de ingredientes, con sabor frambuesa y sin azúcares.

El uso de anticonceptivos y lubricantes pueden aumentar la probabilidad de padecer cistitis postcoital, sobre todo cuando la lubricación es insuficiente y la vagina se irrita, favoreciendo la aparición de heridas que subsecuentemente promueven el desarrollo de la infección.