Tecnología

Carretillas retráctiles - máquinas elevadoras autopropulsadas

Carretillas retráctiles - máquinas elevadoras autopropulsadas

Publicado: 28 de septiembre de 2022 12:38 (GTM+2)

Las carretillas retráctiles son apiladoras autopropulsadas con un portacargas extensible. Están diseñadas para trabajar en pasillos estrechos de almacenes y centros logísticos.

Las carretillas retráctiles se utilizan para la carga, el transporte y el almacenamiento de mercancías en palés que se almacenan en estanterías.

Tipos de carretillas retráctiles

Se distinguen los siguientes tipos de máquinas:

  1. Con horquillas telescópicas. Las horquillas telescópicas son funcionales y potentes. Estas máquinas pueden elevar cargas de 1,5 toneladas a una altura de hasta 10 metros. La ventaja de estos modelos es que pueden trabajar con estanterías dobles.
  2. Pasillos estrechos. Adecuado para su uso en pasillos estrechos u otros entornos en los que el espacio de maniobra es limitado.
  3. Cuatro vías. Diseñado para manejar cargas no estándar o largas. La particularidad de estas máquinas es que pueden moverse en diferentes direcciones, ya que las cuatro ruedas son giratorias.

Las carretillas retráctiles también se dividen según las características de control del operador:

  1. Operado por un operario a pie. Este tipo de máquina se utiliza para satisfacer las necesidades de los almacenes con poca rotación. El movimiento de una máquina de este tipo está limitado a la velocidad de una persona que camina.
  2. Con una plataforma con barandillas. El operador se sienta en una plataforma especial mientras la máquina está en movimiento, lo que aumenta la productividad de la máquina.
  3. Con una cabina para el operador. Una persona maneja la máquina desde el interior de la cabina. Las cabinas pueden ser de tipo abierto o cerrado. Estos últimos garantizan la seguridad de las personas que trabajan en la máquina.

Características de la carretilla retráctil

Las carretillas retráctiles, al igual que las carretillas elevadoras, funcionan con un motor eléctrico. Las máquinas son capaces de desplazarse a velocidades de hasta 14 kilómetros por hora. Sin embargo, los operarios no pueden alcanzar estas velocidades al circular por el almacén por el riesgo de dañar el material transportado. Para ahorrar energía, las carretillas retráctiles están equipadas adicionalmente con un sistema de recuperación. Esto significa que toda la energía no utilizada se devuelve a la batería durante el frenado.

Características de las máquinas especiales:

  • chasis rígido, que asegura maniobrabilidad y estabilidad incluso con carga;
  • buena ubicación de la cabina permite al operador seguir el movimiento de la carga;
  • pequeñas dimensiones de la carcasa, que permiten mover la máquina en pasillos estrechos de los almacenes (menos de 3 m de ancho);
  • ajuste automático de la sensibilidad de la dirección para facilitar el manejo;
  • el grado de fiabilidad de la electrónica.

El mástil de la carretilla retráctil tiene algunas características de diseño. Debe ser capaz de levantar cargas pesadas suavemente hasta una altura sin desviarse del eje vertical. Está formado por varias secciones. Muchas modificaciones del mástil tienen una función de inclinación y desaceleración.

Algunos modelos están equipados adicionalmente con un dispositivo de posicionamiento de horquillas. Este diseño les permite colocar la carga en la estantería a la altura requerida.

Hay una serie de factores que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar el equipo de almacenamiento:

  • el número de paletas que se mueven por el almacén durante el día;
  • la velocidad requerida para la manipulación del material;
  • la distancia a la que deben desplazarse las cargas;
  • la altura a la que se elevan los materiales;
  • la lista de operaciones de almacén a realizar.

A la hora de comprar una carretilla retráctil, también hay que tener en cuenta su capacidad. El buen funcionamiento del almacén depende de este parámetro. La ergonomía del asiento del conductor también es un criterio de selección.