Comunicados

La reducción de pecho aporta beneficios, físicos y psicológicos

La reducción de pecho aporta beneficios, físicos y psicológicos

Publicado: 3 de octubre de 2022 08:00 (GTM+2)

La hipertrofia mamaria o gigantomastia es una entidad que afecta a un porcentaje significativo de la población femenina y que se caracteriza por presentar un pecho voluminoso y no acorde a las dimensiones corporales de aquellas mujeres que lo sufren.

Debido al peso de la mama, es habitual que estas muestren diferentes grados de ptosis o caída, debido a una elongación de los tejidos y estructuras que le dan soporte. También es frecuente que se asocien diferentes grados de macrotelia o areola grande debido a la expansión que hace sobre esta estructura el peso de la mama.

Un pecho excesivamente grande supone una reducción significativa de la calidad de vida de aquellas personas que presentan este problema, afirma el Dr. Rubén Álvarez, cirujano plástico con más de 20 años de experiencia en este campo. El problema, que con mayor frecuencia refieren las mujeres con hipertrofia mamaria, son las cérvicodorsalgias y el dolor de hombros referido por el sujetador que pueden desembocar en la adopción de malas posturas e incluso en escoliosis o desviaciones de la columna. También es habitual la aparición de ezcemas en el surco intermamario, que se agravan con el calor durante el periodo estival. Otros problemas habituales son las dificultades en la vestimenta y encontrar ropa que les satisfaga o la realización de actividades deportivas, además de las repercusiones psicológicas que pueden llegar a ser graves al afectar a la autoestima y a sus relaciones sociales.

Beneficios de una reducción mamaria

La mamoplastia de reducción o reducción mamaria consiste en un procedimiento quirúrgico que tiene como finalidad reducir el volumen de la mama. Durante esta intervención se procede a eliminar el exceso de glándula mamaria, grasa y piel que presenta la mama para lograr un pecho acorde a las dimensiones corporales de las pacientes, devolviendo a la mama un aspecto más juvenil, nos señala el Dr. Rubén Álvarez. No solo se busca reducir el volumen, sino que también se busca conseguir un pecho atractivo, con una forma redondeada y reposicionando la areola al lugar que le corresponde por encima del surco submamario, nos detalla este cirujano plástico, especialista en el tratamiento de esta patología.

"Es habitual que nuestras pacientes nos trasladen su satisfacción desde los primeros días tras la cirugía y nos mencionen cómo han mejorado tanto sus molestias de espalda como su percepción corporal y su autoestima. Además, el rango de edad de las mujeres que nos consultan por este problema es muy amplio", explica el doctor Álvarez.

Existe un cuadro denominado hipertrofia mamaria virginal en el que se produce el desarrollo desproporcionado del tejido mamario durante la pubertad, lo que se puede traducir en un gran complejo en aquellas mujeres que lo sufren. También es frecuente observar hipertrofias mamarias en aquellas personas con sobrepeso. La menopausia también puede ser un factor agravante al producirse una sustitución del tejido glandular por el tejido adiposo en relación con los cambios hormonales que suceden durante esta etapa de la vida.

Una intervención quirúrgica segura

Una mamoplastia de reducción es un procedimiento con unos resultados predecibles y con un elevado grado de seguridad en manos de un cirujano plástico experimentado, como nos informa el Dr. Rubén Álvarez, responsable de la Unidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital San Juan de Dios de León y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SECPRE).

Como en toda intervención, es preciso una valoración clínica junto con una exploración física de la paciente, presentando especial atención a las características, distribución y proporciones del tejido mamario, así como la realización de un despistaje o examen médico preventivo de otras patologías mamarias y de enfermedades que puedan aumentar el riesgo de complicaciones. Un análisis individualizado de cada paciente, un profesional experimentado y una dotación e instalaciones adecuadas son las claves del éxito de este procedimiento, que es uno de los más demandados en las consultas de cirugías plásticas de nuestro país.