Comunicados

La Fundación del Patrimonio Ferroviario restaura un histórico vagón cisterna de CAMPSA

La Fundación del Patrimonio Ferroviario restaura un histórico vagón cisterna de CAMPSA

Publicado: 3 de noviembre de 2022 09:04 (GTM+2)

Por parte de la Fundación del Patrimonio Ferroviario ha sido recuperada para el patrimonio industrial español una valiosa pieza de su trayectoria histórica en el ámbito ferroviario. Se trata de un histórico vagón cisterna de los que eran utilizados en su época para el transporte de combustible. El vagón, propiedad del prestigioso Grupo EXOLUM, es de cuatro ejes y fue construido en los años 60 del pasado siglo.

La pieza histórica ahora restaurada es muy representativa del transporte de crudos y productos refinados en el sector del petróleo, en una época en que dicho transporte tenía lugar todavía, de forma mayoritaria, por ferrocarril.

Al igual que en el caso de otros vehículos ferroviarios de su parque, la actuación desarrollada ha sido posible gracias a la acreditada sensibilidad cultural en materia de patrimonio histórico que caracteriza al citado Grupo EXOLUM, hasta ahora Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) y anteriormente Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, S. A. (CAMPSA).

Esta nueva restauración se enmarca dentro de la política que EXOLUM viene desarrollando con miras a la recuperación y puesta en valor del conjunto de su propio patrimonio corporativo. Política ejemplar que siguen en Europa la mayor parte de las empresas industriales, gracias a su sensibilidad por la trayectoria social, mercantil e industrial de sus respectivos países.

La restauración de este vagón cisterna ha corrido a cargo, en cuanto a sus trabajos materiales, de la Sociedad Española de Actuaciones Mecánicas, empresa especializada en la restauración de material histórico de ferrocarriles, además de dedicada al mantenimiento y reparación de locomotoras y vagones industriales.

Para llevarla a cabo, fue necesario sanear totalmente el bastidor y el conjunto de la cisterna. Sobre todo, dada la gran oxidación que presentaba en muchos de sus elementos, tras las décadas de intenso servicio prestado en toda clase de circunstancias climatológicas.

Concluido el conjunto de los trabajos y efectuadas las pruebas oportunas para comprobar su correcto movimiento, el vehículo fue definitivamente pintado. Para ello se eligió la decoración propia de su primera época, en color básico gris, con partes y detalles en negro, rojo y amarillo, así como con los elementos de imagen de la histórica CAMPSA, los cuales figuran en ambos laterales del vagón. 

Ahora, tras esta actuación cultural desarrollada gracias al acuerdo entre la Fundación del Patrimonio Ferroviario y el Grupo EXOLUM, el vehículo, perteneciente al patrimonio corporativo de este, pasa a formar parte también del legado cultural en materia de patrimonio industrial ferroviario del conjunto de la sociedad española.