Comunicados

Tratamiento con bótox para arrugas en frente, entrecejo y patas de gallo en Clínica Sánchez Peral

Tratamiento con bótox para arrugas en frente, entrecejo y patas de gallo en Clínica Sánchez Peral

Publicado: 9 de noviembre de 2022 17:51 (GTM+2)

El envejecimiento de la piel ocurre por factores internos ligados al paso del tiempo y la genética y factores externos, como la exposición a los rayos del sol, la mala nutrición y la adicción al tabaco, entre otros. Las arrugas de la frente son un buen indicativo para tomar medidas a tiempo y evitar que la oxidación celular continúe haciendo estragos en el órgano más grande del cuerpo humano.

Una estrategia acertada es acudir a profesionales especializados en medicina estética como el equipo de la Clínica Sánchez Peral, que dispone del mejor tratamiento para las arrugas en frente, entrecejo y patas de gallo mediante la infiltración de toxina botulínica en las zonas afectadas.

¿En qué consiste el tratamiento para las arrugas en frente, entrecejo y patas de gallo de la Clínica Sánchez Peral?

Con la finalidad de atenuar las arrugas en el tercio superior del rostro, la Dra. Beatriz Sánchez Peral realiza el tratamiento con toxina botulínica, comúnmente llamada bótox. Esta proteína natural purificada relaja los músculos faciales al ser inyectada en pequeñas dosis en cada área que se quiere mejorar. Las microinyecciones, como se les conoce, son prácticamente indoloras y, en pocas ocasiones, aparece un pequeño hematoma en algún punto que se resuelve espontáneamente.

El procedimiento, que tiene lugar en la clínica, se aplica en aproximadamente 30 minutos y tiene una duración de 4 a 6 meses. El mismo no requiere hospitalización ni ningún tipo de anestesia y presenta resultados visibles a partir del tercer día después de su aplicación, por lo cual permite que los pacientes puedan retomar sus actividades cotidianas sin problemas.

Un tratamiento efectivo, seguro y fiable para combatir las arrugas del rostro

El tratamiento de toxina botulínica es seguro, fiable y eficaz, ya que sirve para disminuir las arrugas existentes y como método preventivo para evitar la aparición de nuevas arrugas durante todo el tiempo de su duración.

En el caso de la Clínica Sánchez Peral, la doctora Beatriz realiza una revisión a las 2 semanas después de la aplicación del bótox para valorar el tratamiento.

Asimismo, los profesionales de este prestigioso centro de medicina estética y antienvejecimiento recomiendan que durante las primeras 4 horas después del tratamiento se evite tocar, masajear o maquillar la zona tratada y no tumbarse.