04 de febrero de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Fondos indexados: una inversión personalizada

Fondos indexados: una inversión personalizada

Vicki Vera - 29 de noviembre de 2022

Dentro del mundo de la inversión, existen instrumentos que permiten rentabilizar el capital de muchas maneras. Los fondos indexados representan una de las mejores opciones en función de su bajo costo y su capacidad de personalizarse mediante el empleo de un robo advisor: una herramienta de gran rendimiento que permite reducir el riesgo asumido.

¿Qué son los fondos indexados?

Los fondos indexados constituyen un instrumento de inversión colectiva de gestión pasiva cuyo propósito consiste en reproducir el rendimiento de un índice financiero de referencia. Dicho índice de referencia, a su vez, representa un conjunto de las empresas de mayor capitalización de un determinado mercado: por ejemplo, el mítico índice Dow Jones de Estados Unidos.

Este tipo de instrumentos constituyen un tipo de inversión relativamente confiable y de bajo riesgo, en tanto su principal objetivo es replicar o reproducir el rendimiento del índice de referencia. Los fondos de este tipo son considerados de gestión pasiva, justamente porque no buscan superar el rendimiento, sino solamente reproducirlo.

Se trata de instrumentos de una rentabilidad media cuyo rendimiento depende del comportamiento del índice de referencia. Sin embargo, gracias a ello, estos representan un riesgo muy bajo para el inversor y no presentan costes de gestión elevados. En este sentido, resulta un instrumento muy conveniente para los inversores de capital bajo o medio.

Ventajas de invertir con fondos indexados

Si bien el funcionamiento de los fondos indexados resulta relativamente sencillo de comprender, lo cierto es que en la práctica existen muchos tipos de fondos en los que se puede invertir. En este sentido, determinar cuál es el fondo indexado que más me conviene depende del perfil del inversor y sus objetivos.

Las ventajas de estos instrumentos son múltiples. Una de las más destacadas la mencionamos más arriba: los fondos indexados resultan muy accesibles debido a que no cuentan con costes de gestión elevados, como sucede con los fondos de inversión de gestión activa.

Otra ventaja mencionada es su rentabilidad y bajo riesgo: los fondos indexados son instrumentos suficientemente estables, por lo que el margen de ganancia no es tan alto como en otros casos. Sin embargo, esto también reduce el riesgo asumido por el inversor y le permite conocer su evolución de manera fehaciente siguiendo el índice de referencia.

Sin embargo, uno de los principales atractivos de los fondos de inversión es la posibilidad de personalizarlos en función del perfil del inversor: los gestores de los fondos utilizan sus conocimientos y herramientas de gran rendimiento como los robo advisors para construir una cartera de fondos que permita maximizar el rendimiento del capital invertido.

Los fondos de este tipo resultan especialmente útiles para inversores cuya prioridad sea el ahorro o el rendimiento a largo plazo. En efecto, estos ofrecen una mayor rentabilidad en función del tiempo que se inmovilice el capital: mientras mayor tiempo se inmovilice, mejor rendimiento se obtiene al finalizar el contrato.

Los fondos indexados se constituyen como grandes herramientas para el inversor de bajo capital que busca producir un rendimiento a largo plazo. Mediante la gestoría especializada, este puede obtener una cartera diversificada de fondos personalizados. Asimismo, mediante el empleo de los robo advisors, es posible maximizar el rendimiento de la inversión de manera automatizada con datos actualizados del mercado.