07 de febrero de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

El poder de las banderas como símbolo de unión

El poder de las banderas como símbolo de unión

Miguel Ángel Olimpo - 9 de diciembre de 2022

Las banderas son, sin lugar a dudas, uno de los símbolos más poderosos con los que contamos para sentirnos parte de un todo, de un país, de una comunidad, de una ciudad, e incluso de una pequeña localidad. Es por ello, que los colores y demás elementos que conforman una bandera, no son al azar, sino que tienen una razón de ser, una historia que logra conectar entre los residentes del lugar. 

Día de la bandera

Una bandera tiene la capacidad de unir sentimientos. De allí que, en muchos lugares, además de contar con este símbolo, también se le dedique un día especial para conmemorar, como ha ocurrido recientemente en Andalucía, donde se ha establecido que cada 4 de diciembre se celebrará el día de la bandera. 

Como comentamos anteriormente, los colores y los elementos que distinguen a una bandera no son aleatorios, y lo mismo ocurre con esta fecha. En este caso, se ha seleccionado el 4 de diciembre como día para celebrar la bandera de Andalucía, porque fue un 4 de diciembre, pero del año 1977, cuando ocurrió una movilización masiva de andaluces que salió a defender y reclamar la autonomía absoluta de la región. 

Es, justamente por lo anterior, que la celebración de la bandera de Andalucía se va a llevar a cabo en esta fecha tan icónica y especial para los andaluces. Esta bandera, y esta fecha específica, buscan realzar la unidad entre los andaluces, en un momento en el que hay una mayor fragmentación. De allí que este tipo de símbolo sea tan poderoso, porque logra generar unidad, aunque haya diferencias ideológicas importantes. 

El objetivo es reconocer la importancia de esta fecha como una de las más importantes en la lucha por la región autonómica, y la mejor forma de hacerlo, es a través de un símbolo tan poderoso como la bandera. 

Bandera de la provincia y ciudad de Sevilla

Como comentamos anteriormente, uno de los símbolos más poderosos de unidad y de pertenencia, es la bandera. Es por ello que la bandera provincia de Sevilla también se ha posicionado como una de las más queridas por parte de toda la población. 

Con su tradicional color verde y el escudo del municipio, en el que aparecen varias figuras sentadas, como es el caso de San Fernando, San Isidoro y San Leandro, estos dos últimos de pie, esta bandera es un clásico de referencia y, sin lugar a dudas, un poderoso símbolo de unidad y fraternidad. 

En este sentido, uno de los elementos que más llama la atención es el lema NO8DO, así como también un collar que está formado por varios escudos que, a su vez, representan los municipios que fueron cabeza de diferentes partidos judiciales de la época. 

Con respecto al lema NO8DO, se trata de un criptograma que está compuesto por dos sílabas; sin embargo, no todas las personas saben realmente a lo que hace referencia. Según varios historiadores, este lema proviene de la fidelidad que le tenía el pueblo sevillano al rey Alfonso X. Se dice que el pueblo, en general, se volvió contra el rey por el tema de la hacienda nacional, lo que hizo que se formaran varios bandos, y esto obligó a que el hijo del rey se alzara en armas con el objetivo de retomar el control e imponer el orden en la población. 

Gracias a contar con un ejército muy poderoso, rápidamente fue nombrado rey. Sin embargo, este fue aceptado, acatado y jurado por todas las poblaciones, excepto la de Sevilla, donde se dice que se refugió Alfonso X, y se les permitió continuar siendo fieles a Alfonso X, e incluso se le permitió al Ayuntamiento que colocara en el escudo, NO8DO, que responde a la expresión fonética “No me ha dejado”. 

Lo mismo ocurre con la bandera ciudad de Sevilla NO8DO. Esta bandera, cuyo elemento más destacado es, justamente, el lema NO8DO, es uno de los mayores símbolos, porque se trata de una ciudad que, como pocas otras, logra reunir un gran patrimonio cultural, artístico y arquitectónico. 

Los barrios históricos y algunos de los monumentos históricos más impresionantes del mundo están, justamente, en esta magnífica ciudad. En este caso, la bandera tradicional de la ciudad había sido el estandarte que tenía a San Fernando sentado con la espada en fondo carmesí. Durante muchos años, hubo polémica, porque había un grupo que deseaba crear una nueva bandera, mientras que otro deseaba continuar con el tradicional pendón. 

Pese a ello, en el año 1989, comenzó un protocolo municipal donde se explicaba de forma detallada la historia del pendón, que no podía suplir la falta de una bandera. Para ello, en el informe se explica que el pendón siempre se ha utilizado en las ocasiones solemnes, por lo que la ciudad necesita, igualmente, disponer de una bandera que se pueda utilizar en cualquier ocasión y represente a los ciudadanos. 

En este sentido, la actual bandera de la ciudad, finalmente, fue aprobada en el año 1995. Destaca por ser de un bonito color rojo carmesí y tiene el famoso lema NO8DO en color amarillo. La tramitación de la bandera fue un proceso sumamente rápido, y el monarca Juan Carlos I dio la aprobación de la misma, además de hacer la entrega simbólica de este nuevo estandarte. Como dato curioso, ese mismo día, el rey también visitaba la ciudad con motivo de la boda de la infanta Elena, quien contrajo nupcias en la espectacular Catedral de Sevilla. 

Las banderas en general son, junto al himno, uno de los elementos más importantes, porque logran representar mucho en unos pocos símbolos y colores. De allí la importancia de respetar este tipo de símbolos que, en muchas ocasiones, son claves para unir a la sociedad bajo un mismo estandarte, aun cuando haya diferencias significativas de pensamientos, especialmente, en lo que respecta a ideologías políticas. 

Todas las banderas y, en este caso, la de Andalucía, o la de la provincia y ciudad de Sevilla, son la mejor representación de las luchas, anhelos, historia y esperanzas del pueblo. Es un poderoso símbolo de unión, que siempre debe estar presente y debe ser tratado con el mayor de los respetos.