03 de febrero de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Aprendiendo a proteger y ocultar tu IP de manera efectiva

Aprendiendo a proteger y ocultar tu IP de manera efectiva

Redacción - 14 de diciembre de 2022

Tu dirección IP es una huella digital que puede utilizarse para rastrear tu actividad en línea.

Tener tu IP visible puede traerte varios inconvenientes, uno de ellos es que, si una persona realiza un ataque en internet estando en tu red, automáticamente entrarías en la lista negra de sospechosos porque, tanto esa persona como tú, están navegando a través de la misma IP.

Pero no te preocupes, hoy en Digital Sevilla te ayudaremos a entender cuál es la diferencia entre una IP pública y una IP privada, y te daremos 2 explicaciones para cambiar u ocultar tu IP por tu cuenta.

¿Qué es tu IP y cuál es la diferencia de una IP pública a una privada?

Tu IP es tu número identificativo dentro de una red, similar a lo que ocurre con las matrículas de los coches y/o los números de tu DNI.

Asimismo, existen dos tipos de IP, la pública y la privada.

Y aquí es importante hacer un paréntesis, solamente con tener tu IP pública no te pueden hackear.

Dicho eso, hablemos de las IPs privadas.

La IP privada (o interna) es el número que identifica cada dispositivo dentro de una red local, es decir, dentro de la red de tu casa; tu ordenador, el Smart TV, tu smartphone, e incluso los smartwatches.

Todo dispositivo conectado al mismo WIFI, cada uno de ellos tiene una IP privada única dentro de esa red.

Esto es para evitar que ocurra algo llamado conflicto de IPs, por eso, es a través de estas IPs privadas que tu laptop y tu impresora, conectadas ambas al mismo WIFI, se comunican.

Las IPs privadas no son únicas en el mundo, dos personas pueden tener una impresora conectada al WIFI de sus casas y ambas, a pesar de estar en redes diferentes, pueden tener la misma IP.

Por otra parte, la IP pública es la secuencia de números que puede ver cualquiera en internet (escribe en Google ¿cuál es mi IP? y verás).

Esta IP, aunque es pública, sí que es única en el mundo.

Con todos estos nuevos conocimientos adquiridos, hablemos de cómo modificar y/o ocultar tu IP para tener mayor privacidad y anonimato en la red.

Suena complejo, pero es muy simple.

Tu ISP es tu proveedor de servicio de internet.

Y, una IP dinámica implica que, cada vez que desconectas y conectas tu red, automáticamente tu IP cambiará.

Puedes simplemente reiniciar tu módem.

Así, tu ISP te asignará una IP diferente, pero seguirá estando asociada a tu dispositivo en línea, lo que no es la mejor respuesta cuando buscas anonimato completo.

Red Privada Virtual (VPN por sus siglas en inglés)

Es un método más efectivo para ocultar tu IP.

Después de conectarte a un servidor VPN, se te asignará una dirección IP asociada a dicho servidor, no a tu propio dispositivo.

Así será imposible rastrear esta conexión hacia ti.

Y esto es porque las VPN encriptan tus conexiones, por lo que puedes navegar de forma anónima sin preocuparte por las filtraciones.

Además, usar una VPN aporta un montón de ventajas.

Por ejemplo, es posible acceder a diferentes bibliotecas de Netflix o utilizar funciones que detectan y bloquean enlaces o anuncios maliciosos.Si quieres ponerte más TECH, entonces podrías investigar más sobre conectarte a un servidor proxy, pero una VPN es más que suficiente para tener privacidad y anonimato.