24 de marzo de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

El anillo para pagar diseñado para adolescentes de Rikki

El anillo para pagar diseñado para adolescentes de Rikki

Victor Barco - 13 de febrero de 2023

El kit adolescente se amplía. Rikki, una empresa española, ha lanzado un anillo inteligente que funciona como una tarjeta de pago, promoviendo el acceso de los más jóvenes al sistema financiero.  

A partir de los 12 años, cualquier adolescente puede tener un anillo de pago para gestionar los gastos cotidianos. Sin lugar a dudas, el mundo del dinero digital y de los pagos electrónicos se está abriendo cada vez más a los adolescentes. 

Una mayor autonomía para los adolescentes

En los últimos años, los sistemas de pagos sin contacto han evolucionado notablemente. Esto ha configurado una gran cantidad de medios que pueden utilizarse gracias a esta tecnología. Una de las opciones más innovadoras en la actualidad es el anillo de pago, el cual se ha posicionado como una alternativa al móvil y al plástico tradicional con la que los usuarios pueden pagar usando únicamente la mano.

En ese sentido, los anillos Rikki se caracterizan por la posibilidad de poder vincularlos a cualquier tarjeta de crédito y débito y extender el uso también a los hijos adolescentes, quienes ahora pueden pagar con total autonomía. Aunque el control de la cuenta lo siguen teniendo los padres, para así poder controlar y educar a los hijos en el uso responsable del dinero. 

En la actualidad, el uso de accesorios inteligentes se ha convertido en algo habitual en la sociedad. Más allá de complementar los outfits de los usuarios, la utilidad de smartphones o relojes inteligentes se orienta a facilitar muchos aspectos en la vida de las personas. 

En el caso específico del anillo para pagar de Rikki, se han popularizado como una de las más recientes innovaciones en wearables financieros. Una de las principales ventajas que ofrece este producto es que se encuentra disponible para menores de edad; desde los 12 hasta los 18 años. 

El anillo se asocia a una tarjeta bancaria creada por los padres o tutores legales y mediante la cual el adolescente puede pagar y recibir dinero.

Los padres pueden depositar o recargar dinero desde la tarjeta a la cuenta del anillo y facilitar así los pagos que los hijos necesiten realizar. Este tipo de método de pago ayuda a los jóvenes a organizarse mejor, y a los padres a tener una solución práctica ante el reclamo adolescente de una mayor independencia en su día a día. 

Hay una clara tendencia a habilitar medios de pago para que los adolescentes sean financieramente independientes, cada vez desde más temprano. “La misión de Rikki es que nuestros clientes acompañen el crecimiento de sus hijos, enseñándoles a gestionar sus gastos, ahorrar y planificar a largo plazo. A la vez, esta autonomía que ofrece Rikki, les permite a los adolescentes empezar a construir su primera relación con el dinero”, explica Elena Yorda, CEO de la empresa.

Asimismo, se trata de una herramienta que no requiere del móvil para realizar los pagos, además de ser resistente al agua, lo que permite su amplio uso en actividades deportivas y recreativas. Cabe destacar que se trata de una alternativa ligera y con diseño sofisticado. Por otra parte, la tecnología se caracteriza por ofrecer a los usuarios la misma seguridad que las tarjetas bancarias y es compatible con todas las tarjetas emitidas por la CE.

El anillo Rikki permite a los adolescentes resolver las operaciones cotidianas sin llevar efectivo. Así mismo ofrece ventajas como por ejemplo recibir dinero en cualquier momento y lugar, comprar en cualquier tienda que acepte pagos con contactless, transferir dinero a otras personas y ahorrar.

Cómo funciona el anillo inteligente Rikki

Otra de las ventajas que ofrece el anillo de pago es que el uso no genera comisiones, ni gastos adicionales. Al ser un método de pago completamente autónomo, el usuario no necesita estar conectado a ningún dispositivo para validar la transacción. Al pagar con el anillo de Rikki, solo se debe acercar el dedo al TPV.

Cada usuario puede recargar el saldo del anillo antes de realizar una operación o también optar por las opciones de recarga automática o programada. Por otra parte, el anillo tiene un PIN personal, el cual permite confirmar los pagos mayores a 50 euros con la garantía de seguridad en cada transacción.

El anillo puede utilizarse en cualquier comercio que acepte tecnología MasterCard Contactless en todo el mundo. Los usuarios pueden adquirir el anillo inteligente Rikki a través de la página web de la compañía, donde encontrarán todas las orientaciones al respecto.