26 de febrero de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Entrevista sobre teambuilding y wellbeing con risoterapia a Irene Megina, fundadora de Escuela de Risoterapia de Madrid

Entrevista sobre teambuilding y wellbeing con risoterapia a Irene Megina, fundadora de Escuela de Risoterapia de Madrid

Victor Barco - 18 de diciembre de 2023

En el seno de las empresas, la elevada competencia y las demandas laborales diarias pueden generar tensiones y estrés que afectan negativamente en el desempeño de los trabajadores. Para contrarrestar este impacto, propio de la dinámica empresarial contemporánea, los especialistas recomiendan explorar enfoques innovadores que fortalezcan la cohesión y el bienestar de los equipos de trabajo.

Uno de esos métodos emergentes es la risoterapia, una disciplina que va más allá de la simple carcajada para convertirse en una herramienta efectiva de teambuilding y wellbeing. Irene Megina, fundadora de la Escuela de Risoterapia de Madrid comparte en esta entrevista su visión sobre cómo la risoterapia puede transformar dinámicamente la cultura organizacional, fomentando la colaboración, la felicidad y el espíritu festivo en entornos laborales. 

¿Cómo describirías una sesión típica de risoterapia con un equipo de trabajo?

Una sesión de risoterapia para un equipo de trabajo es un entrenamiento en resiliencia, en moverse en entornos nuevos, en creatividad, en adaptación al cambio, en actitud del juego y en risa, con todos sus beneficios. Lo primero que hacemos al llegar es quitarnos los relojes para tener un espacio de no-tiempo en el que no estemos con las prisas de lo siguiente, en el que podamos estar un poquito más en el presente. Apagamos los móviles para estar con las personas que realmente están allí y compartir un espacio con los compañeros. Un espacio de humanidad, un espacio de compartir desde la espontaneidad y la naturalidad que nos da el estado de juego. También nos descalzamos, de forma que ahí ya no hay roles, ya somos todos personas y no hay nadie por encima de nadie. Hacemos un círculo y comenzamos a jugar a juegos muy divertidos, de atención, de presencia, que nos llevan a dejar todas las historias mentales porque hay que estar concentrado en el juego para no fallar y para hacer que el juego funcione en equipo. Eso genera mucha unión, risas y atención en el presente. 

Luego nos movemos, hacemos muchos juegos de movimiento: de pillarnos, de darnos con cojines, de liberar tensión... esto también genera cercanía, confianza y muchas risas. Entonces ya estamos preparados para tumbarnos en el suelo y entrenar la "risa consciente" o la "risa profunda".

Esto es contagioso y puede durar muchísimo tiempo, de hecho, normalmente tenemos que pararlo para pasar a lo siguiente, que es una relajación. Después de reír te quedas superrelajado y aprovechamos esa relajación natural que ha producido la risa para hacer una inducción guiada que favorezca al equipo y al individuo.

Por último, como está todo el mundo blandito y con una actitud mucho más cercana entre compañeros, aprovechamos para hacer un ejercicio vinculante que queda grabado en el corazón de todos y que es muy bonito.

¿Cuáles son los elementos clave que se incluyen para fomentar la colaboración y el bienestar?

Los elementos clave que se incluyen en una sesión de risoterapia son, para empezar, la risa. La risa es una práctica muy potente. También el juego como método de crecer, de conocernos, de conocer a los demás, de ampliarnos como personas.

Dentro del juego, los elementos más importantes son la presencia, entrenamos la posibilidad y la capacidad de estar aquí y ahora, que es el único momento y el único lugar en el que podemos disfrutar de lo que hay de verdad. El compartir, el interactuar con todos para que nadie se quede fuera y se abran los subgrupos que tienden a hacerse. 

También el elemento humano: mirarnos, reconocernos como personas para que en el trabajo nos tratemos como tal y nos apoyemos.

Y, por supuesto, la diversión, los talleres de risoterapia son muy divertidos.

¿Cómo ayuda el teambuilding y el wellbeing a la creación de un entorno de trabajo más saludable y feliz? 

Si hemos visto a los compañeros como seres humanos, si nos hemos acercado y se ha generado confianza, es mucho más fácil que haya comunicación entre nosotros, en el trabajo, y que haya menos pérdidas, menos malos entendidos y todo funcione mejor. Y que cuando alguien tiene un fallo se le apoye y se le supla. Así, entre todos conseguiremos sacar adelante el trabajo de una manera más armoniosa y colaborativa. También sucede que si estamos motivados como equipo, como personas que quieren ir al trabajo, porque allí hay una pertenencia, va a haber menos bajas laborales, va a haber más implicación y va a haber más salud. La risa tiene un montón de beneficios a nivel de salud.

¿Qué impacto tiene la risoterapia en el bienestar y la productividad a largo plazo de los empleados en el entorno laboral? ¿Cómo se refleja esto en la cultura organizacional? 

Para que haya un beneficio a largo plazo, el proceso de risoterapia ha de ser de más de una sesión. Hay empresas que nos contratan una vez al mes y así se va haciendo un proceso. Son sesiones para incentivar, son una inyección de energía, de vitalidad, entusiasmo y de motivación muy grande. Ahora, eso dura un plazo determinado. Es verdad que a veces me dicen que una vez han hecho la sesión de risoterapia, se han creado lazos y han empezado amistades. Eso sí perdura y tiene unos beneficios a largo plazo.

Yo diría que si queda la huella de haberse mirado entre sí, ya es muchísimo, es un beneficio brutal a largo plazo. ¿Cómo se refleja esto en la cultura organizacional? Pues en una empresa que apoya el bienestar, la felicidad y la sonrisa del empleado. Y que va más allá de la actitud positiva de la que tanto se habla, sino que actúa en pos de lo que dice y contrata este tipo de sesiones donde hay un auténtico crecimiento personal. Obviamente, habla de una cultura implicada, una cultura social que va más allá del beneficio económico y que está interesada por las personas que trabajan con ellas, por generar pertenencia, por generar unión, comunidad y por ser parte de la sociedad de una forma positiva.

En este período previo a las festividades, ¿qué logros concretos pueden esperar las empresas al incorporar la risoterapia en sus eventos?

Que en la cena de navidad no esté hablando todo el mundo en los grupos que normalmente está, con los que más trata, sino que se relacionen con todos, que se amplíe el grupo y que se generen nuevas relaciones.

Que tengan sensación de mayor cercanía y complicidad y que los miembros del equipo estén más juguetones y abiertos a disfrutar en la cena, que se lo pasen mejor, que estén más risueños y que sea un evento memorable.

¿Cuál es la razón detrás de la tendencia de aumento de demanda de talleres en estas fechas? ¿Cómo el teambuilding y wellbeing con risoterapia puede contribuir al espíritu festivo y a la cohesión del equipo en estas ocasiones?

En Navidad se quiere celebrar y sentir unión. El espíritu de todos a la una, de vamos a divertirnos, a disfrutar, a ser solidarios, apoyarnos y mirarnos con cierta sensibilidad y de la amistad. Todo esto se potencia muchísimo con las sesiones de risoterapia.

Reír es la distancia más corta entre dos personas. Cuando has reído con alguien ya se establece un lazo muy potente que solo conoces si lo has experimentado. Ese haber vivido algo que no se puede explicar con palabras también genera una intimidad entre esas personas que tiene que ver con la compasión, el compañerismo y el apoyo mutuo propios del espíritu navideño.

¿Cuál es la mejor timing para realizar un taller de risoterapia en los eventos corporativos?

Recomiendo hacerlo antes de la cena o antes de la comida porque después hemos bebido y no es el momento adecuado. Además, se genera tan buen rollo, tan buen ambiente, que eso te lo llevas a la cena y lo disfrutas más tiempo. Yo recomiendo realizarlo siempre antes de la celebración que se vaya a hacer porque vamos preparados y predispuestos tanto a nivel de distensión, como a nivel de unión.

Los profesionales de la Escuela de Risoterapia de Madrid adaptamos los talleres a cada equipo en particular, dependiendo de los objetivos que nos cuenten, sus particularidades, lo que están viviendo, y diseñamos los ejercicios basándonos en eso. También la edad, el perfil de las personas, lo tenemos todo en cuenta, y no solo lo que nos cuentan antes, sino que sobre la marcha tenemos muchas opciones, muchas herramientas que elegimos con base en lo que esté pasando en el grupo para ayudarle a ampliar su capacidad de relacionarse de una forma más sana y para sacar la mejor versión de cada uno de ellos.

¿Cómo valoran la risoterapia los diferentes tipos de equipos y empresas?

Los talleres tratan de ofrecer la mejor experiencia posible. En estos 18 años facilitando sesiones a equipos, siempre hemos recibido un feedback muy bueno de los participantes. Normalmente, la risoterapia con equipos supera las expectativas que puedan tener, eso es lo que nos dicen.

Como pionera en risoterapia, Megina brinda una perspectiva sobre cómo este método puede jugar un papel clave en la creación de experiencias únicas en eventos corporativos. Al impulsar la interacción, la risa y el juego, la risoterapia no solo promueve la cohesión del equipo, sino que también contribuye a crear un ambiente laboral más saludable y feliz.

En definitiva, permite fortalecer la cultura organizacional y construir un entorno laboral más positivo y productivo a largo plazo.