05 de marzo de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

¿Cómo se divide la herencia en España?

¿Cómo se divide la herencia en España?

Vicki Vera - 29 de diciembre de 2023

El tema de las herencias puede generar bastantes controversias, por lo que, ponerse en manos de un abogado ahorrará quebraderos de cabeza. En este caso, se trata de un acto jurídico por el que una persona fallecida transmite sus bienes, deberes y derechos a una o varias personas. Además de su patrimonio, también se incluyen las deudas acumuladas a lo largo de su vida, por dicha razón, es tan importante un buen asesoramiento.

Contar con un buen equipo de abogados herencias sevilla, así como en otras ciudades de España, es toda una garantía para resolver cualquier litigio que se presente. Desde la solicitud de un certificado de últimas voluntades, la liquidación de impuestos, la declaración de herederos o las posibles renuncias, hay que ponerse en manos de estos letrados especializados en esta materia.

¿En qué partes se divide una herencia?

El reparto de una herencia tiene que ver con la voluntad de la persona fallecida. Sin embargo, cuando hay herederos forzosos, la ley establece que una parte de estos bienes sea para ellos. Por lo tanto, no se trata de que una persona disponga libremente de esta nueva fortuna, sino de respetar una serie de derechos.

En nuestro país, una herencia se divide en tres partes, tal como queda establecido en el Código Civil. No obstante, es importante tener en cuenta las excepciones que aparecen recogidas en los derechos forales. En algunas comunidades autónomas, como Aragón, Navarra Cataluña, la legislación difiere. Asimismo, conviene diferenciar entre los herederos forzosos y legitimarios para tener una mayor realidad sobre lo que le corresponde a cada uno de ellos.

El tercio de legítima

El tercio de la legítima hace referencia al reparto directo e igualitario entre los descendientes. En este caso, el testador no tiene la potestad de disponer libremente de estos bienes, puesto que parte de la herencia está reservada a los herederos forzosos (hijos y cónyuge del fallecido). Aunque, cabe la posibilidad, que, por deseo expreso, se haya desheredado a alguna de estas personas.

En el que caso de algunos de los familiares que aparecen en el testamento hayan fallecido con anterioridad, los descendientes tendrán el derecho de representación, a partes iguales. A falta de esta figura, los ascendientes heredarán la legítima con un reparto equitativo.

El tercio de la mejora

En este caso, el reparto tiene que ser entre los hijos y descendientes, aunque a diferencia del anterior epígrafe, no tiene que ser a partes iguales. Es decir, puede ocurrir que algún hijo salga más beneficiado que otro. En cambio, si no hay un testamento o no se específica nada al respecto, el reparto entre los hijos y descendientes tiene la misma proporcionalidad.

El tercio de la mejora recoge que los dos primeros tercios estarán destinados a los herederos forzosos. Además, se añade que estos podrán disponer de una parte de las dos partes de la legítima, para aplicarla como mejora a los hijos y descendientes.

El tercio de libre disposición

El tercio de libre disposición significa que la tercera parte del testamento puede repartirse parte con total libertad y como se considere oportuno. En este aspecto, puede ser un heredero u otra persona. Al igual que sucedía con la mejora, si no hay un testamento que especifique a quién se cede el tercio de libre disposición, pasaría a los herederos de la legítima.

En líneas resumidas, este es el procedimiento legal para repartir una herencia en España. Como podemos observar, si no se deja un testamento se tiene que aplicar la normativa de la sucesión intestada. En caso de dudas, lo mejor es consultar a abogados especialistas en herencias sevilla, como el bufete SucesioneM, con la finalidad de obtener un asesoramiento integral.