05 de marzo de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Todo lo que se debe saber sobre el catalizador, de la mano de Neumáticos Porpoco

Todo lo que se debe saber sobre el catalizador, de la mano de Neumáticos Porpoco

Victor Barco - 10 de enero de 2024

Las constantes regulaciones que se toman para reducir el impacto ambiental que generan los coches, ha llevado a la obligación de implantar nuevas piezas como el catalizador del coche.

Aunque se conoce que su función es clave para reducir las emisiones contaminantes, la realidad es que muchas personas desconocen su uso. Es por ello que los usuarios suelen buscar para qué sirve el catalizador.

Para responder a esta pregunta, el taller mecánico en Fuenlabrada, Neumáticos Porpoco explica la definición de catalizador, su función y la forma adecuada para alargar su vida útil.

Neumáticos Porpoco responde: para qué sirve el catalizador

Tanto los vehículos de gasolina, como los de diésel, expulsan agentes químicos contaminantes como el monóxido de carbono (CO), óxido de nitrógeno (NOx) e hidrocarburos no quemados (HC).

Si bien, hoy en día, existen coches eléctricos que no emiten este tipo de contaminantes, todavía hay modelos en circulación que sí los expulsan.

En estos casos, se necesita un catalizador, también conocido como convertidor catalítico. Se trata de un dispositivo que se encarga de filtrar estos gases contaminantes y convertirlos en compuestos menos dañinos.

Un ejemplo de ello es la transformación en emisiones más seguras como el dióxido de carbono (CO₂), nitrógeno (N2) y agua (H₂O)

Para llevarlo a cabo, el catalizador contiene metales como el platino, paladio y rodio a altas temperaturas en el interior, estos se encargan de convertir hasta el 98 % los gases nocivos en inofensivos.

Implementar catalizador para cumplir con la normativa vigente

Entre las medidas que se deben adoptar a nivel global para reducir la contaminación, los gases que se emiten durante la combustión de los motores diésel y de gasolina resaltan como la principal preocupación.

Entre las primeras regulaciones que obligan el uso del catalizador fue el Plan de Aire Limpio de la EPA (Environmental Protection Agency) en 1975 en los Estados Unidos.

Esta obligación llegó años después a Europa, como una exigencia única para los coches de gasolina, los cuales usan catalizadores de triple vía, cuyo funcionamiento empieza cuando el motor aún no está lo suficientemente caliente. Allí, los contaminantes pasan por una sonda que controla y corrige la mezcla de gases, mientras le añade oxígeno.

Posteriormente, se añadieron a la normativa vigente, Euro 6, los motores diésel que utilizan catalizadores de doble vía. A diferencia del anterior, este mecanismo genera más óxido de nitrógeno, por lo que el dispositivo está listo para asumir estas exigencias.

En la mayoría de los casos, el catalizador no requiere recambios, pero cuando presenta fugas o cualquier error, lo recomendable es acudir a un taller experto en revisión y gestión de este dispositivo.

En Fuenlabrada, Neumáticos Porpoco ofrece el servicio de mantenimiento integral del coche, en el que incluyen revisión y asesoría para el catalizador. En estos casos, se encargan de identificar posibles errores, así como proporcionar datos para mantener la vida útil del equipo y del motor. De esta manera, se mantiene el sistema en óptimas condiciones, mientras se cumple con la normativa vigente.