22 de abril de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

El Barça demuestra que la tecnología no siempre acierta

El Barça demuestra que la tecnología no siempre acierta

Redacción - 26 de febrero de 2024

El pasado fin de semana, Vigo tembló con el encuentro entre el FC Barcelona y el Celta de Vigo. Los culés lograron imponerse a los gallegos con un 1-2 a su favor que, aunque les dio la victoria, demostró que necesitan un empujón para aspirar a lo más alto de la tabla. Ganaron, pero sufriendo, aunque con el consuelo de que la tecnología está de su lado.

En la habitual rueda de prensa posterior al encuentro, el técnico principal del club catalán, Xavi Hernández, se mostró contento por lo que había conseguido, y por cómo este resultado les ayuda a seguir creciendo en la tabla clasificatoria de la liga, aunque también lanzó un dato bastante interesante y revelador. Tal y como afirmaba el entrenador del Barça, "seríamos líderes" según el Big Data. La tecnología avala al club, aunque sus resultados en el campo de juego no dicen lo mismo.

Big Data y fútbol, una relación que no siempre funciona

La ciencia de datos trabaja con grandes volúmenes de información en bruto, permitiendo extraer información de interés. En el fútbol, es una solución que lleva tiempo usándose y que, de hecho, se puede comprobar tanto en la forma en la que se entrena a los jugadores como en todo lo que rodea a este deporte. Sin ir más lejos, las casas de apuestas aprovechan al máximo el Big Data para hacer cosas como ajustar sus cuotas o incluso diseñar promociones para los jugadores, como sucede con este código promocional tonybet.

Pero no es algo que siempre funcione. El FC Barcelona lleva toda la temporada con un alto valor de goles esperados, ya que genera más ocasiones de calidad que sus contrincantes cuando está en el campo de juego. Sin embargo, su definición no está a la altura, lo que hace que al final no cumpla con esa cuota prevista de goles. Y eso es algo que ningún modelo matemático ni tecnología logra predecir con precisión. Tanto es así, que muchas de las cuotas que se le asignan al club en las casas de apuestas quizá deberían ser más altas, porque reflejan una situación teórica que, viendo los resultados de la temporada, no se está terminando de cumplir.

La tecnología dicta que el equipo debería ser líder en la tabla, pero actualmente se encuentra en tercera posición, por detrás del Real Madrid y de un Girona por el que seguramente el Big Data tampoco apostaba. ¿Error de cálculo? No lo parece, aunque más bien puede deberse a ese factor humano que hay en el deporte, a lo que muchos llaman la magia del fútbol.

Los resultados están sobre la mesa y el deporte rey sigue demostrando por qué es tan impredecible y espectacular. Ni siquiera la tecnología puede determinar con precisión el futuro de sus jugadores y equipos, porque siempre hay algo más en juego cuando el balón comienza a rodar. Algo que ni las mejores estrategias, ni los mejores modelos matemáticos, ni siquiera los mejores equipos técnicos podrían medir con exactitud: el hambre de victoria.