20 de mayo de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Qué ventajas aportan los pellets como combustible para calefacción

Qué ventajas aportan los pellets como combustible para calefacción

Vicki Vera - 16 de abril de 2024

Los pellets se han consolidado ya como un combustible alternativo al diésel o al gas para las calefacciones. Tanto es así que comprar pellets es muy sencillo, pues hay sacos hasta en los hipermercados.

Además, la evolución de las estufas ha hecho que incluso se puedan poner en pisos. Así, cada vez se emplean más en las comunidades de vecinos y la demanda de este tipo de combustible es mayor por eso, y por las ventajas que aporta.

Calor con bajas emisiones

Calentarnos sin contaminar es muy complicado, pero con los pellets lo que conseguimos es que las emisiones sean menores.

Cuando quemamos pellets las emisiones de CO₂ son muy bajas, a lo que hay que sumar que cuando la madera crece ha absorbido este gas de efecto invernadero de la atmósfera.

A su vez, producen pocas partículas finas en comparación con el carbón o el petróleo. Dicho de otra manera, contaminan menos el aire y consiguen un ambiente más saludable.

Por último, si por algo se caracterizan las estufas de pellets, es por su eficiencia. Después de un día a pleno rendimiento apenas hay residuos en el depósito. Así, no hay que eliminar restos a diario.

Tienen un impacto ambiental positivo

Hemos de saber que los pellets no proceden de madera aprovechable, sino que se fabrican con los restos que se dan cuando se poda o se cortan los árboles con el fin de hacer muebles. Salen de las ramas, por norma general, de forma que no hay que talar árboles a la hora de calentarnos.

Esto ayuda a parar la deforestación, puesto que no es necesaria la tala de árboles con el fin de fabricarlos.

También contribuyen a fomentar la economía circular, la de aprovechamiento de toda la vida. Con los residuos de la madera se genera energía y así no se desperdician.

Mejora la salud de las personas

Debido a las calderas de calefacción, el aire de las ciudades se ha convertido en irrespirable. Esto va remitiendo poco a poco, entre otras cosas, por la adopción de las estufas de pellet que apenas contaminan.

Una mejor calidad del aire consigue que las enfermedades respiratorias no aparezcan, o que sus síntomas sean más llevaderos para aquellas personas que lo sufran.

El aire es más respirable y eso hace que el bienestar de los habitantes de las ciudades sea mayor, pues notan que no hay tanta porquería en el aire.

Dan un gran confort en las viviendas

Nada más encender la estufa de pellets, nuestro estado de ánimo cambia. Eso se debe a que el calor que generan es uniforme y agradable. Crean un ambiente muy acogedor, sobre todo en aquellos días más fríos del invierno.

Al contrario que otros sistemas de calefacción, como los split que nos calientan la cabeza y nos mantienen los pies congelados, con los pellets no notaremos variaciones de temperatura que nos dejen helados.

Mediante una sola estufa, por pequeña que sea, se calientan una gran cantidad de metros cuadrados con una sensación muy similar a la que da una chimenea, aunque de forma más segura y sin humos.