20 de mayo de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

La importancia del tratamiento del agua en lavavajillas industriales, garantizando higiene y eficiencia

La importancia del tratamiento del agua en lavavajillas industriales, garantizando higiene y eficiencia

Victor Barco - 23 de abril de 2024

En el mundo de la restauración y la industria alimentaria, la higiene es un factor crucial que no puede pasarse por alto. Los lavavajillas industriales son piezas fundamentales en cualquier cocina profesional, garantizando la limpieza y desinfección adecuadas de vajilla, cubertería, cristalería y utensilios de cocina. Sin embargo, para asegurar su eficacia y prolongar su vida útil, es esencial prestar atención al tratamiento de agua que utilizan estos equipos.

¿Por qué es importante el tratamiento de agua en los lavavajillas industriales?

Higiene y seguridad alimentaria: El agua de lavado en un lavavajillas industrial debe ser de calidad óptima para garantizar la eliminación eficaz de residuos de comida, bacterias y otros contaminantes de los utensilios. Si el agua no está adecuadamente tratada, existe el riesgo de contaminación cruzada.

Prevención de obstrucciones y daños: El agua dura, que contiene altos niveles de minerales como calcio y magnesio, puede provocar la acumulación de depósitos minerales en los componentes internos del lavavajillas, como tuberías, bombas y boquillas de rociado. Con el tiempo, estas obstrucciones reducen la eficacia del lavado y pueden dañar el equipo, lo que resulta en reparaciones costosas y tiempos de inactividad no deseados.

En el caso de aguas blandas, el riesgo disminuye, pero, aunque el agua esté en los valores óptimos que son alrededor de 90-120 ms y 0-17 ms grados de cal, esto no garantiza la perfección en el resultado de lavado de cristal. Existen minerales que, aunque en poca cantidad, sí dejan velos sobre todo en el cristal más fino y disponer solo de un buen lavavajillas no garantiza el acabado óptimo. 

La siguiente imagen puede aclarar de manera visual los diferentes tratamientos y los resultados que obtendremos en cada caso: 

Eficiencia energética: Un agua adecuadamente tratada también puede contribuir a la eficiencia energética del lavavajillas industrial. La acumulación de depósitos minerales no solo afecta el rendimiento del equipo, sino que también puede disminuir la eficiencia energética al requerir más energía para calentar el agua y mantener el funcionamiento de los componentes afectados.

Ahorro: al instalar un sistema de ósmosis el rendimiento de los químicos es pleno, ya que no tienen que retener minerales, aunque sean en poca cantidad, sino que actúan directamente sobre la suciedad, por lo que el consumo del detergente y el abrillantador se reduce un 20% al lavar con agua osmótica. 

Para ello, Winterhalter cuenta con tratamientos de agua, que optimizan la calidad del agua por medio de la descalcificación, desmineralización y osmosis inversa. La cal evita la actuación del detergente y reduce así la eficacia del lavado.

Métodos comunes de tratamiento de agua para lavavajillas industriales

Ablandamiento del agua: El ablandamiento del agua es un proceso que elimina los minerales duros, como el calcio y el magnesio, mediante el uso de intercambiadores de iones. Esto ayuda a prevenir la acumulación de depósitos minerales en el equipo y mejora la eficacia del lavado.

Filtración: Los sistemas de filtración pueden eliminar sedimentos y partículas indeseadas del agua, mejorando su calidad y protegiendo los componentes del lavavajillas de obstrucciones.

Desinfección: Además de asegurar la calidad física del agua, también es importante garantizar su pureza microbiológica. Los sistemas de desinfección, como la cloración o la ozonización, pueden eliminar bacterias y otros microorganismos patógenos del agua de lavado.

Conclusión

El tratamiento de agua en los lavavajillas industriales no es simplemente una precaución opcional, sino una necesidad fundamental para garantizar la higiene, la eficiencia operativa y la durabilidad del equipo. Invertir en el sistema de tratamiento de agua adecuado no solo protege la inversión en el equipo, sino que también salvaguarda la reputación y la seguridad de su negocio en la industria alimentaria. Es una medida preventiva que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso en un entorno donde la calidad y la seguridad son de suma importancia.