Comunicados

Comunidades de vecinos: ¿Qué vía tomar en el caso de presentarse un problema?

Comunidades de vecinos: ¿Qué vía tomar en el caso de presentarse un problema?

Publicado: 1 de marzo de 2018 08:03 (GTM+2)

Los desafíos que deben enfrentar los propietarios o inquilinos de una comunidad de vecinos pueden ser numerosos. Exceso de ruido, impagos, la aparición de humedad o el mal funcionamiento del ascensor son solo algunas de las tareas a tratar a diario en cualquier foro de comunidades.

Ante un conflicto, lo más saludable para todos es aplicar la Ley de Propiedad Horizontal, que es la que define cómo son las actuaciones en la mayoría de los casos, como el mal uso de los lugares comunes, entre otros.

La normativa establece que las actividades que supongan un daño para la finca están prohibidas, esto incluye actuaciones molestas, nocivas, insalubres o ilícitas. En el momento en que uno de los propietarios detecte un comportamiento inadecuado, debe avisar al Presidente de la comunidad para que emita una advertencia al vecino.

Esta representa la primera instancia que debe cumplirse cuando se presentan situaciones conflictivas. En el caso de que la advertencia no sirva, el Presidente tiene la potestad de convocar a la Junta de Propietarios y deliberar sobre las actuaciones a realizar.

Acciones judiciales

En el supuesto de que se proceda con acciones judiciales, hay que recordar que estas pueden ir acompañadas de demandas administrativas. Cuando se trata de molestias por ruido, el procedimiento es ordinario, a menos que se ejecute contra un vecino moroso.

Para la reclamación de las deudas hay que ceñirse al protocolo. Sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sugiere que debe quedar constancia de la solicitud de pago a la persona morosa.

Hay ocasiones en las que las reclamaciones no son contra un propietario en particular. A veces, las demandas van en contra de los propios acuerdos de la comunidad.

Cuando se presenta este panorama, los vecinos que no votaron a favor tienen la posibilidad de oponerse judicialmente en un lapso que va hasta los 3 meses después del acuerdo. El plazo se extiende hasta los 12 meses si el asunto es en contra de la Ley o los estatutos internos.

Además de todos estos tipos de episodios, las comunidades deben estar bien respaldadas ante cualquier percance que se pueda producir con el patrimonio común o en las zonas privadas.

Esto tiene que ver con los servicios que prestan compañías como Fidelidade, que es una reconocida empresa de seguros en España que ofrece productos de seguros para comunidades, que cubren incendios, la caída de un rayo, explosiones o actos vandálicos, entre otros.

Las decisiones de los presidentes de las comunidades también pueden generar conflictos que desencadenen actuaciones en el campo civil. Es posible que se haya tomado una decisión al margen de la Junta de Propietarios, con resultados negativos para el resto.

Si existe un uso indebido de los fondos de la comunidad, también hay la posibilidad de iniciar acciones penales. Antes de tomar cualquier decisión, la sugerencia es convocar una Junta de Propietarios, en cuyo caso será necesario el respaldo de una cuarta parte de la cuota de participación.

Servicios y obras

A la hora de realizar obras necesarias o de mantenimiento en las zonas comunes de la vivienda, todos los propietarios tienen la obligación de pagarlas según su cuota de participación. Así lo establece el artículo 10.1 de la Ley de Propiedad Horizontal.

Para estos casos, la Junta será la que determine la distribución de la derrama que corresponda y los términos en los que será abonada.

Los vecinos no pueden dejar de pagar estas obras, a menos que los acuerdos de la Junta de Propietarios sean contrarios a los estatutos de la comunidad, o que vayan en contra de los intereses colectivos en beneficio de uno o varios propietarios.

Ya sea que se trate de la comunidad en general o de una propiedad en particular, los vecinos deben estar informados de cualquier inconveniente que se genere dentro de la edificación. Esto incluye problemas eléctricos, de pintura, en las áreas verdes o atascos.

Este último punto es uno de los servicios más solicitados en cualquier propiedad, pues hay casos en los que las tuberías quedan atascadas por diferentes motivos, como por desperdicios o el mal empleo de las instalaciones.

Para canalizar este tipo de solicitudes hay empresas como desatascos-barcelona.es, en la que es posible solicitar el servicio de limpieza de tuberías, achique de agua, rehabilitación de redes sin zanja o la limpieza y vaciado de fosas sépticas.

La mayoría de estos trabajos se efectúan con un camión cuba, que sirve para realizar labores preventivas y correctivas ante los desatascos en Barcelona.

Hay que tener en cuenta que los atascos pueden ser de dos tipos. Los primeros y más habituales son los atascos menores, que se presentan en los fregaderos de las cocinas o en los baños. El otro tipo de atascos son los que pueden ocurrir en lugares de mayor envergadura, como en las redes de alcantarillado o en industrias.

Para estos casos, el personal de Mancolim Desatascos, una empresa de desatascos en Sevilla que dispone del servicio 24 horas para la limpieza de tuberías, señala que las causas más habituales que generan los atascos son los residuos de detergentes, cal o el óxido.

Desde su portal empresasdesatascossevilla.com, la compañía dispone información para los servicios de emergencia en comunidades de vecinos o en viviendas particulares.

Limpieza en la propiedad

La comunidad debe garantizar el orden, la limpieza y la desinfección de todos los espacios comunes, ya que esto podría acarrear enfermedades y la aparición de roedores. La Junta suele elegir una empresa para realizar todas las labores para el control de plagas.

Una de estas compañías es Desintorre, que es una empresa de desinfección de locales en Sevilla especializada en desratización y la desinsectación de cucarachas, pulgas o avispas. En su página controlplagassevilla.com se ofrecen más detalles sobre sus servicios.

La convivencia en las comunidades de vecinos debe desarrollarse considerando las opiniones de todos los propietarios. La intención es generar un clima agradable, para encontrar soluciones a los problemas comunes que puedan presentarse.