Sociedad

La leche cruda puede causarte la muerte si no la tratas apropiadamente

La leche cruda puede causarte la muerte si no la tratas apropiadamente

Publicado: 27 de julio de 2018 10:24 (GTM+2)

Expertos aseveran que si consumes leche cruda podrías morir ya que atenta contra la seguridad alimenticia.
El debate se ha abierto tras la aprobación por el Gobierno de Cataluña de permitir la venta de leche cruda.

La pediatra Lucía Galán ha publicado un artículo en su blog ‘Lucía, mi pediatra’ donde detalla los riesgos de beber leche cruda, aquella que no se ha sometido a ningún tratamiento térmico tras ser producida por las vacas.
Entre las “infecciones varias” que puede producir esta leche pueden ir desde “una simple gastroenteritis hasta la muerte” según la pediatra.

Galán cita al centro de Control y Prevención de Enfermedades de los EEUU que advierte que desde 2007 han aumentado las enfermedades por el consumo de leche sin pasteurizar.

La pediatra cita a su vez a la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU, la cual alerta que la leche cruda, también de ovejas y cabras, “puede albergar microorganismos peligrosos que representan riesgos graves para la salud”.

Entre las bacterias peligrosas que puede contener esta leche sin pasteurizar y que causan numerosas enfermedades están la Salmonella, Brucella, Eschirichia coli y Listeria.

La Brucella produce brucelosis o fiebre de Malta que según publica National Geographic es una “enfermedad que puede llegar a ser mortal y cuyo tratamiento es largo, difícil y requiere de un agresivo tratamiento con antibióticos".

Además la FDA asegura que los riesgos aumentan en personas con “sistemas inmunitarios debilitados” como “mayores, mujeres embarazadas y niños", en los cuales estos microorganismos de la leche cruda "pueden ser particularmente peligrosos".

¿Qué se debe hacer con la leche cruda para poder consumirla?

Según la farmacéutica especializad en biotecnología y seguridad alimentaria, Gemma del Caño, hay que transportarla correctamente en un envase que no esté contaminado y hervirla tres veces en casa para luego refrigerarla a temperaturas entre 1 y 4 grados.