Sociedad

La crianza de gallinas en granja

La crianza de gallinas en granja

Publicado: 11 de octubre de 2018 18:46 (GTM+2)

La crianza de gallinas, ya sea para sacar polluelos o la producción de huevos, requiere de ciertos cuidados que son muy importantes, estos influyen en el crecimiento de las aves y la calidad de los productos.

Para la crianza de gallinas se deben tener en cuenta varios factores a fin de que se desarrollen en un ambiente óptimo y se garantice la producción en la granja tal y como se espera.

Disponer de alimentación adecuada, calefacción y dormidero son las condiciones mínimas para criar gallinas en buenas condiciones de salud y aptas para la reproducción.

Agua limpia, gallinas saludables

Las gallinas tienden a ensuciar el agua con las patas y sus heces, en poco tiempo el bebedero se puede convertir en un foco de infecciones y fuente de contaminación para todo el averío.

Para evitar los cambios frecuentes del agua a fin de mantenerla limpia y fresca, muchos avicultores han optado por la colocación de bebederos automaticos para gallinas.

Estos dispositivos representan una gran ventaja para los criadores, con ellos se puede evitar el estar cambiando el agua con tanta frecuencia, los animales tendrán acceso ilimitado al agua pero sólo consumirán la que necesiten, en el mercado hay muchos modelos que se podrán escoger según la necesidad y el presupuesto disponible.

Recomendaciones para el correcto uso del bebedero

Cuando se tiene un bebedero para gallinas es importante hacerle mantenimiento periódicamente para evitar obstrucciones o fugas de agua.

Se debe considerar la cantidad de aves que irán por casetas para asignar el número adecuado de bebederos y que cada uno tenga el flujo de agua necesario.

En las épocas calurosas se debe vigilar el nivel de agua para reponerla con prontitud y evitar deshidratación en las aves. Una gallina puede consumir hasta medio litro de agua si hace mucho calor.

Los bebederos deben estar limpios, frecuentemente deben lavarse con agua y jabón, usando un cepillo para remover residuos y sedimentos.

La altura de los bebederos debe permitir que las aves tengan acceso al agua según su edad y altura sin inconvenientes. Es recomendable que los polluelos estén en un corral aparte con un bebedero especial para ellos.

Las casas de gallinas deben ser cómodas y seguras

Las casas para gallinas se fabrican de acuerdo a su finalidad, dependiendo de si son para gallinas de corral o para cría de producción masiva.

Por lo general una caseta para gallinas de corral es muy sencilla, solo debe tener las medidas de seguridad para evitar el ingreso de otros animales, además del lugar para dormir y el espacio donde irá la comida y el agua.

Para una cantidad de 20 gallinas, una caseta de 7 metros será perfecta.

Tener a las gallinas en casetas trae ciertas ventajas como:

  • La seguridad para las gallinas al evitar que entren animales que puedan atacarlas.
  • Hace más sencilla la recolección de los huevos.
  • Las protege de los cambios climáticos.
  • Se facilita la manipulación de las gallinas para vacunarlas o suministrarles las vitaminas y otros medicamentos.

Cuando se crían gallinas para consumir su carne lo mejor es tenerlas en casetas para evitar que caminen demasiado y se desarrollen sus músculos.

Una gallina suelta puede caminar hasta 4 km por día, al estar encerradas hay menos consumo de energía y menos desarrollo del músculo para obtener una carne más tierna.

Para calcular el tamaño de una caseta se debe considerar que irán tres gallinas por metro cuadrado, lo ideal es tener casas donde puedan estar en grupos de 9 y un gallo.

La altura debe oscilar entre los 2 y 2,5 metros, tener una ventana que debería estar a un metro del suelo, esto con el fin de evitar las ráfagas de viento y al mismo tiempo tengan una adecuada ventilación.

Los materiales para las casetas de gallinas suelen ser variados, hoy en día los fabricantes ofrecen gran variedad de modelos con todo organizado tanto para la comida, los bebederos y los lugares para dormir.

Se pueden ajustar a los tamaños y lugares que los criadores dispongan, y su instalación es relativamente sencilla, pero siempre es mejor que la haga un profesional o un experto en la materia.