Sociedad

Concept Store, la expresión vanguardista del futuro

Concept Store, la expresión vanguardista del futuro

Publicado: 4 de diciembre de 2018 13:57 (GTM+2)

Por años las tiendas solo han ofrecido un espacio determinado para obtener el producto que se necesita a cambio de dinero. Sin embargo, con el avance de la tecnología y las nuevas expresiones artísticas el comprar se ha convertido en una experiencia totalmente diferente, llena de entretenimiento para el usuario, intentando evocar a sus sentidos durante la compra.

Es así como las concept store se han posicionado como una de las mejores propuestas de marketing del mercado actual. A través de este artículo se desarrollará todo lo relacionado con esta nueva forma de expresión del arte, su importancia y su futuro en el mercado.

Un estilo de vida, más que una necesidad

En el entorno en que se vive surge la necesidad de atraer al consumidor con ideas y productos innovadores, es por ello que la creación este tipo de tiendas han significado la apertura de la comunicación entre el que vende y su cliente. La experiencia vivida en una concept store marca la diferencia entre las tiendas básicas anticuadas y las tiendas del mañana, siendo la clave de la competitividad en cualquier nuevo emprendimiento.

Las concept store son tiendas pensadas y adaptadas a aquellos usuarios que cansados de la monotonía buscan un lugar único, con aire futurista o vintage, que combine el pasado y el presente a la vez, además de ofrecer una mezcla entre la música, la literatura, el arte, la moda y la tecnología. Este concepto que tiene su origen en Europa consiste en presentar diversos productos de diferentes marcas en un espacio con diseño creativo y único, donde el usuario pueda desarrollar sus sentidos y emociones a través de formas coloridas, delicadas y minimalistas.

La evolución de las tiendas y los recursos que utilizan

Muchas son las tiendas que han marcado tendencia asemejándose a revistas de moda y cambiando constantemente la manera de escoger los productos. Por ejemplo, diversas marcas utilizan la realidad virtual con tecnología de vídeo personalizada, también sitios de descanso, estilistas profesionales, bares de zumos y vinos, rincones de belleza o gastronomía, galerías de arte y otras actividades, aportando novedades que inviten al consumidor a visitar periódicamente estos lugares. En Valencia Plaza es posible indagar sobre las tiendas más reconocidas a escala mundial, su historia y la importancia de estas tiendas de concepto.

Otras tiendas, poseen servicios de consultoría donde analizan el mercado para empaparse sobre las nuevas tendencias y los productos más demandados. La mayoría de las concept stores crean un ambiente tan agradable, que transmite el estilo de vida de cada producto que venden, cada una tiene su propio carácter. Por su particular selección de productos y su ambiente, han destacado hasta el punto de ser imitadas por otras tiendas y marcas. También se han convertido en un sitio para conocer las últimas tendencias y satisfacer la búsqueda de inspiración del público.

Tiendas como La Quadra 15 no solo cuentan con una tienda física situada en Cantabria, sino también con plataforma online que cuenta con un amplio catálogo de productos del hogar y complementos donde acabados artesanales y diseños originales que están a la vanguardia le permiten al usuario obtener algo especial que destaque en la decoración de interiores e incluso exteriores.

Una visión al futuro de las tiendas modernas

Hoy las concept stores representan la evolución de las tiendas y la respuesta que deja a un lado el comercio electrónico ofreciendo experiencia física imposible de vivir por Internet. Su éxito está en la posibilidad de comprar productos sin necesidad de huir de la masificación y transmitiendo una forma de vida con la que se identifican los usuarios que las visitan.

Ellas siguen la tendencia de comprar algo único (un perfume, un vestido, un libro, un objeto de decoración o para la cocina), logrando una conexión emocional con el cliente mediante exposiciones, comida y diferentes actividades, dando paso a que la tienda no se limite a vender marcas conocidas sino por el contrario, comenzar a reconocer a los diseñadores más pequeños y emergentes. En la concept store, el visitante no deja de observar y admirar parte de la personalidad de su creador en cada rincón. Es el fenómeno que crea santuarios fascinantes que forman la nueva visión del mercado del siglo XXI.