Sociedad

Pavimento y hormigón impreso en Sevilla

Pavimento y hormigón impreso en Sevilla

Publicado: 12 de diciembre de 2018 14:54 (GTM+2)

Al pasear por calles de ciudades o pueblos se puede observar una capa en el suelo diferente al natural, proporcionando seguridad al caminar.  A esta capa se le conoce como pavimento, donde cada capa está compuesta por diferentes materiales y están construidas sobre el suelo natural permitiendo el tránsito de una manera cómoda y agradable.

Entre los tipos de pavimentos se encuentra el hormigón impreso, también conocido como pavimento continuo de hormigón impreso. Es un sistema de pavimentación resistente, agradable y perdurable, aparte de que puede ser colorido y mostrarse en diferentes texturas. Es utilizado en plazas, jardines, calles y urbanizaciones.

Sevilla: un collage de pavimentos

En algunos países suele relacionarse al pavimento con el asfalto, siendo este material usado en la construcción de calles, avenidas o en cualquier vía de comunicación. Pero no solamente utiliza el asfalto, también el cemento o la madera, y va a depender del gasto que genere, disponibilidad, tipo de tránsito y tipo de suelo.

En España, específicamente en la ciudad de Sevilla, los pavimentos son diversos y desordenados. Esto se debe a la falta de normativas por parte de las autoridades que regulan las leyes. Para establecer pavimentos Sevilla no hay un criterio unificado, por lo tanto pueden observarse losas diferentes en distintos espacios públicos.

Esta disparidad de pavimentos aunado además a la negligencia de parte de los técnicos municipales encargados del mantenimiento, hacen de Sevilla un completo desorden y sin uniformidad.

Actualmente las autoridades han tomado medidas en cuanto a mantenimiento y arreglos, repavimentando y embelleciendo la ciudad, aun cuando sigue desordenada, y ya se han comenzado a atender importantes desperfectos.

En Sevilla hay todo tipo de pavimento:

  • Rígido: Compuesto de losas de hormigón. Normalmente son de 15 cm de espesor, separadas por juntas y colocadas sobre una base. Por ejemplo, se pueden observar en la calle Lumbreras con dibujo de aspa.
  • Flexible: Está compuesto principalmente de una carpeta asfáltica, por eso es llamado pavimento asfáltico. No tiene juntas y no tienen más de 10 cm de espesor. Puede apreciarse en calles y avenidas de Sevilla.
  • Otro pavimento flexible que se puede contemplar son los pavimentos de adoquines de hormigón, como adoquín albero en la Alameda y adoquín gris plano en calles de urbanismos.

Hormigón impreso: durabilidad y belleza

El hormigón, es una mezcla de cemento, arena, grava, gravilla y agua. Es muy fuerte, resistente al fuego, duradero y económico, utilizado en las aceras de las calles.

El hormigón impreso es un tipo de pavimento de hormigón, lo que lo hace diferente es la aplicación de un tratamiento superficial de estampado, textura y color al hormigón cuando aún está fresco.

El pavimento continuo de hormigón impreso también es conocido hormigón de diseño, estampado o pavimento decorativo, entre otros. Es utilizado en aparcamientos, plazas, urbanizaciones con jardines, caminos peatonales y aceras, paisajes urbanos, etc., sobre todo, en lugares para embellecer haciéndolo más atractivo y placentero a la vista.

El hormigón impreso en Sevilla es uno de los más utilizados porque aparte de ser duradero y resistente, es limpio, no lleva juntas como un suelo de baldosas y así no se acumula la suciedad en ellas. Tiene la ventaja que se puede añadir color, relieve, forma e incluso se le puede dar la apariencia de otros materiales como la madera o adoquines.

A pesar de tener tantas ventajas que hacen atractivo su uso, se deben tener en cuenta ciertos inconvenientes que se pueden presentar:

  • Grietas: pueden aparecer si se realiza un gran esfuerzo. Es decir, si la zona en donde es utilizada es muy transitada por vehículos, es recomendable usar otro tipo de pavimento.
  • Deslices: Se debe tener en cuenta el diseño que se elija, ya que de esto va a depender lo resbaladiza que pueda llegar a ser la superficie en caso de mojarse.

Temperaturas extremas: Los cambios bruscos de temperatura hacen que el hormigón se dilate y se encoja, ayudando así a la aparición de grietas, por esto es necesario conocer muy bien la zona y sus oscilaciones de temperatura.