Comunicados

Gran Canaria, la isla más afortunada

Gran Canaria, la isla más afortunada

Publicado: 3 de enero de 2019 13:09 (GTM+2)

Gran Canaria se mantiene bien posicionada en el imaginario popular como un destino idílico para disfrutar de unas vacaciones de sol y playa. Un reconocimiento que va más allá de las fronteras nacionales con la visita de alemanes, belgas, franceses e ingleses, sobre todo.

Y es que parece que los motivos que tanto turistas extranjeros como nacionales encuentran para visitar esta maravillosa isla no tienen fin; desde la calidad de los resorts en Gran Canaria, como los que puedes encontrar si haces clic en este enlace, considerados como líderes y referentes mundiales en cuanto al servicio de calidad turística, hasta las mil y una condiciones que se presentan al turista y que pasamos a resumir en este pequeño artículo, que pretende ser un homenaje a una de las islas más afortunadas.

Motivos para ir y volver a Gran Canarias

Efectivamente, los motivos que vamos a relatar a continuación serán suficientes no solo para venir a visitar esta isla, sino para volver una y otra vez, pues esta isla convence, seduce y enamora y, una vez que descubrimos sus encantos, en la mente del turista se instala como uno de los lugares en el mundo donde hay que volver.

La magia en forma de temperatura cálida durante todo el año, el aire más puro y limpio de todas las ciudades españolas y la brisa marina con un especial sabor a sal te saludan junto a la hospitalidad legendaria de sus habitantes nada más bajar del avión o pisar tierra firme cuando desembarcas del ferry.

Estas primeras sensaciones al respirar y al observar a tu alrededor ya te van dando una idea del mágico lugar que visitas. Ahora solo queda descubrir la calidad de sus playas que se reparten entre sus 236 kilómetros de costa y que te van a sorprender, tanto por su variedad como por la calidad de sus instalaciones e infraestructuras, desde las más turísticas y concurridas playas del norte, como Las Palmas de Gran Canaria y San Bartolomé de Tirajana y su muy famosa Playa del Inglés, o las más tranquilas del sur, pasando por la espectacular playa de dunas de Maspalomas o los salvajes arenales de Güi-Güi, siempre respetando el entorno natural en el que se ubican.

Y es que, en este sentido, hay que remarcar que el 46 % de su territorio fue declarado Reserva de La Biosfera por la UNESCO. Reserva que se puede contemplar, recorrer y disfrutar gracias a su amplia red de senderos que la atraviesan, perfectos tanto para recorrerlos a pie o en bicicleta. Con los paseos por estos parques naturales se localizarán puntos estratégicos perfectos para observar ballenas y delfines en plena libertad, disfrutando de sus hábitats naturales, sobre todo en los que se posicionan dirección sur.

La observación de la naturaleza juega un papel fundamental en esta isla que siempre ha buscado su preservación y se niega a perder su identidad natural que cautiva al turista con corazón y sensibilidad ecologista, pues su exclusiva fauna y flora perteneciente a la Macaronesia no deja indiferente a nadie.

Y es que la propia geomorfología de la isla da pie a esta singular belleza, ya que cuenta desde altos puntos sobre el nivel del mar con paisajes abruptos, e influencia marina, lo que produce microclimas y distintos espacios naturales bien diferenciados. En un paseo por esta isla podremos pasar casi sin percatarnos de ello, recorriendo desde la selva más exuberante hasta el desierto más escarpado.

Ya sea por el clima, la temperatura del mar, entre los 18ª C en invierno y los 22 º C en verano, sus 60 kilómetros de playas, el viento fuerte en algunos lugares, y el entorno natural privilegiado que rodea todo el conjunto, que se ha convertido en un lugar de peregrinación para miles de amantes de los deportes al aire libre, y es que aquí pueden disfrutar los que practican senderismo de montaña, perfecto para los que prefieren la bicicleta, pero sobre todo aquellos que prefieren los deportes acuáticos, pues las actividades marinas son su principal atractivo; el Kitesurf, windsurf y el surf encuentran aquí ubicaciones de gran calidad para su práctica, pero la pesca deportiva y el submarinismo también cuentan con su propio espacio.

Pero Gran Canaria no es perfecta únicamente para turistas jóvenes, la oferta cultural y de ocio, la seguridad de sus calles y la calidad de sus infraestructuras y playas la hacen idílica también para el turismo familiar. Si los mas pequeños quieren disfrutar de otras actividades, además de playa y montaña, también pueden optar por parques temáticos, como Palmitos Park, Sioux City, el parque acuático de Aqualand en Maspalomas…

Para los mayores, la noche canaria no se limita a las fechas del Carnaval, que por otra parte es el segundo más famoso del mundo, solo por detrás del brasileño. La noche está llena de lugares para el ocio en su más amplio espectro, y durante el día la oferta cultural tampoco descansa.

Por último, cabe destacar que Gran Canaria se viene diferenciando a nivel nacional e internacional como destino Wellness, es decir, turismo de la salud, con una cada vez mayor oferta de centros de spa y otros dedicados al cuidado de la salud de sus clientes. Y si incluimos la exquisita gastronomía, con su gran variedad de productos naturales del mar y hortofrutícolas, una más que jugosa repostería y su ron tradicional, no quedarán excusas válidas para no querer ir y volver una y otra vez a esta isla que es tan afortunada.