Comunicados

Saber elegir entre los tipos de carritos de bebé

Saber elegir entre los tipos de carritos de bebé

Publicado: 30 de octubre de 2019 17:04 (GTM+2)

Los carritos de bebé son de los equipos imprescindibles para cubrir las necesidades de los más pequeños. Son el medio perfecto para sacarlos a pasear y llevarlos contigo cuando debes salir de casa, además de pasar tiempo con otros familiares. Son muy prácticos y no debería faltar uno en casa si hay bebés.

Antes de comprar uno, debes saber que hay muchos carritos de bebe y averiguar cuál es el más indicado para ti. Como es un objeto que va a acompañar a ti y al bebé durante sus primeros años, hay que saber cuál elegir entre toda la variedad disponible.

Tipos de carritos de bebé

El mundo de los carritos es muy grande e implica mucho trabajo investigar todos los tipos que hay. Sin embargo, hay unos que se utilizan más que otros, y son los más conocidos. Suelen ser los más apropiados para la gran mayoría de los casos, por lo que seguro que vas a encontrar lo que estás buscando.

Para empezar, todos los cochecitos tienen una forma similar a la de una cuna muy acolchada sobre una estructura de cuatro ruedas. Esto se hace así para que el bebé esté lo más cómodo y seguro posible, además de que le impide ligeramente la movilidad para que no se coloque en una postura que al final sea incómoda para él.

Los clásicos son los que más se usan durante los primeros 6 meses porque la silla está girada hacia quién empuja el carrito, de manera que puedas tenerlo siempre a la vista. Como son tan pequeños, suelen llevarse cosas que no deben a la boca, por lo que es importante tenerlos siempre vigilados.

Casi todos son plegables para guardarlos muy fácilmente y vienen con accesorios como una sombrilla para cubrir del sol y la lluvia al bebé. A algunos puedes retirarles la parte de la cuna, lo que es perfecto para colocar al pequeño y llevártelo a lugares donde con el coche no es posible acceder directamente.

Por el contrario, las sillas de paseo están diseñadas de manera que el bebé quede mirando hacia el frente, están pensadas para los pequeños mayores de 6 meses. Lo más recomendable es que puedas ponerlos en posición horizontal para que el bebé descanse, como en uno clásico.

Los carritos polivalentes tienen lo mejor de las sillas de paseo y los coches clásicos. Están pensados para que duren muchos años, por lo que es una de las mejores inversiones que puedes hacer. Los carritos polivalentes están formados por el chasis, un capazo y una silla de paseo desmontable.

La idea consiste en que puedas intercambiar entre el capazo y la silla según te convenga. El capazo para la primera etapa y la silla para cuando los bebés son un poco más grandes. Esto lo vuelve el más indicado para todas las ocasiones.

Los carritos todoterreno están dirigidos para los padres a los que les gusta llevar a los bebés a la naturaleza. Sus ruedas son muy grandes y gruesas, resistentes a todo tipo de terreno. Además, el chasis cuenta con suspensión integral y frenos sobredimensionados para que puedan usarse sin problemas en cualquier terreno.

Los carritos gemelares se utilizan para llevar a dos niños a la vez. La forma más común de que estén las cunas es en paralelo, pero existen otras con una cuna detrás de la otra en fila y enfrentadas. Las plazas pueden ser de tipos diferentes, por lo que los niños no tienen que ser de la misma edad. Incluso hay unos a los que les puedes quitar la segunda plaza.

¿Cuál es el carrito de bebé ideal para mí?

A pesar de lo que digan las modas, lo primero que debes tener en cuenta son las necesidades que tienes, independientemente de los accesorios que puedan venir con el carrito. Por ejemplo, si tienes un vehículo, es una buena idea comprar un carrito al que puedas quitarle la cuna para convertirla en una silla para tu coche.

Entre tantos carritos que hay disponibles, la variedad de precios es igual de grande, lo mejor es que te fijes un presupuesto realista que respete la mejor relación entre calidad y precio posible. Hay gamas alta, media y baja de carritos; aunque los últimos no son los peores, son los que suelen durar menos tiempo, lo que puede convenir por el precio si no vas a utilizar el tuyo durante mucho tiempo.