Sociedad

Lo que necesitas saber si quieres empezar a cultivar marihuana

Lo que necesitas saber si quieres empezar a cultivar marihuana

Publicado: 17 de abril de 2020 17:45 (GTM+2)

El autocultivo es una actividad muy recurrente en diversas partes del mundo, y lo cierto es que implica muchas ventajas. Si quieres comenzar a incursionar con ello, aquí reunimos una serie de consejos e información para que puedas tener grandes resultados. 

Por diversos motivos, el autocultivo se está convirtiendo en una práctica adoptada por cada vez más personas alrededor del mundo. Aunque no es complicado aprender, es importante contar con una serie de conocimientos y tener información precisa para que el cultivo salga bien, y efectivamente, puedas cosechar plantas de calidad. Así, verás que en poco tiempo puedes disponer de tu propia cosecha y aprender el comportamiento de estas plantas en particular.

Dónde conseguir lo que necesitas

Para empezar a cosechar, primero es importante que sepas en qué lugar puedes conseguir todo lo que necesitas para poder abastecerte. Al tratarse de plantas de cannabis, tendrás que buscar una tienda especializada en la que no sólo puedas encontrar los productos que necesitas, sino en la que tengas también información directa y clara en el caso de que surjan inquietudes. Una de las mejores opciones es El Punto Eres Tú, grow shop online dedicado a la horticultura del cannabis, y con más de veinte años de experiencia en el sector. En su tienda online podrás encontrar los productos más modernos para un cultivo de calidad. 

Algo que tendrás que decidir en una primera instancia es si cosechar en interior o en exterior, ya que esto puede llegar a influir en el crecimiento de la planta. La decisión que tomes tendrá que estar basada en factores como el clima o la comodidad. Para lograr un buen crecimiento de la planta hacen falta temperaturas húmedas y cálidas, por lo que si vives en un lugar con estas características y dispones del espacio exterior para hacerlo, no hay ningún problema. Pero si prefieres tener un mayor control de las temperaturas y del crecimiento de la planta en sí, te aconsejamos que lo hagas en interior. Además, cosechar en interiores es una buena manera de mantener a las plagas y a los insectos al margen

Ahora tendrás que elegir el espacio en el quieres que tu planta crezca y ponerlo en condiciones. Vas a necesitar aislamiento lumínico, para evitar la filtración de la luz y así inducir la floración. Al mismo tiempo, es aconsejable que puedas hermetizar el espacio en el que tus plantas crezcan para que los olores no se salgan de control, y que dispongas de una fuente de aire que pueda hacer que éste circule, como por ejemplo, un ventilador o un controlador de clima. Puedes encontrar todos los artículos que necesites en la tienda antes mencionada. Posteriormente, sólo hará falta que compres las semillas para comenzar a cultivar.

 

Cultivo de calidad

Antes de comenzar a cultivar, es necesario que sepas que existen distintas variedades de plantas, y que por ello, tendrás que analizar cuál es la más indicada para el tipo de cultivo que quieras llevar a cabo, las características del lugar donde vayas a hacerlo, etcétera. Uno de los grandes dilemas para muchos de los que comienzan a incursionar en el autocultivo, es decantarse por las semillas autoflorecientes o por las feminizadas. Por supuesto, para que conozcas las características de cada una de ellas, vamos a explicarte que las semillas feminizadas son aquellas que se utilizan para garantizar que el resultado sea una planta hembra

Al cultivar, las plantas macho son aquellas que no sólo acaban generando una gran cantidad de semillas, sino que además tienen un bajo nivel de THC, que es el componente psicoactivo de la marihuana. Por ello, con el paso del tiempo se ha logrado la “feminización” de sus semillas, con el objetivo de reducir (y hasta eliminar) las posibilidades de que la planta salga macho. La única desventaja de este método es que, justamente, no se obtienen semillas. En el caso de las semillas autoflorecientes, se trata de aquellas capaces de cosechar plantas con un período vital más reducido. La mayoría de las veces, éstas son las más elegidas por cultivadores amateurs como por aquellos que desean alcanzar una cosecha rica en un menor período de tiempo.

El crecimiento de la planta con las semillas autoflorecientes puede verse afectado por las macetas en las que se cultivan, por lo que pueden llegar a facilitar una mayor maleabilidad a la hora de controlar este aspecto. Además, por tener un ciclo más corto, también se ven menos afectadas por los insectos y las plagas; aunque tienen la desventaja de que la producción puede ser menos abundante y de menor calidad. En cada caso, es conveniente que analices los beneficios y los defectos de cada opción, aunque siempre tendrás la posibilidad de probar con unas y con otras, y decidir luego cuál es la mejor alternativa para tus preferencias en particular.