Andalucía

Las hermandades ponen de luto a sus imágenes en memoria de las víctimas de la pandemia

Las hermandades ponen de luto a sus imágenes en memoria de las víctimas de la pandemia

Publicado: 10 de mayo de 2020 12:39 (GTM+2)

Tras dejar en manos de los médicos y la ciencia, y no de Dios, la solución a esta crisis, las iglesias de Sevilla podrán reabrir este lunes

Las hermandades ponen de luto a sus imágenes en memoria de las víctimas de la pandemia

Las hermandades ponen de luto a sus imágenes en memoria de las víctimas de la pandemia

Madrid, año 1918, las noticias sobre el repentino aumento de muertos por una extraña y repentina enfermedad comienzan a ser incuestionables y la población decide actuar: se convocan misas multitudinarias y procesiones masivas para pedir la intersección de Dios y poner fin a la pandemia. Entonces, Dios no actuó y millones de personas murieron en todo el planeta por la pandemia de la gripe española.

Ahora, más de 100 años después, ha llegado una nueva pandemia, la de la covid-19, y por suerte hemos aprendido algunas cosas con respecto a cómo enfrentaron nuestros antepasados una crisis sanitaria mundial.

Si entonces, las misas ayudaron a propagar la enfermedad causando miles de muertos, ahora las iglesias han permanecido cerradas, la Semana Santa fue suspendida y los curas se han metido literalmente al mundo del streaming para seguir llevando la palabra de Dios a sus fieles, mientras se deja en manos de los medios y la ciencia solucionar el problema.

Por suerte, este enfoque científico ha dado resultados, y mañana lunes Sevilla entra en la fase 1 de la desescalada, lo que permite que se vuelvan a abrir las iglesias guardando estrictas medidas de seguridad y limitando el aforo.

Así, diversas hermandades que procesionan en la Semana Santa de la capital andaluza, se han querido adaptar a estos tiempo vistiendo a sus imágenes de luto en recuerdo de las víctimas de la pandemia, que han sido muchas menos que las de otras precisamente porque hemos sabido dejar a un lado la tradición y los sentimientos religiosos para ponernos en manos de la ciencia.