Sociedad

El divorcio exprés es la mejor y más barata manera de disolver la unión matrimonial

El divorcio exprés es la mejor y más barata manera de disolver la unión matrimonial

Publicado: 21 de mayo de 2020 16:18 (GTM+2)

El momento del divorcio, además de ser doloroso, puede suponer un gran gasto de dinero y tiempo si la pareja no puede llegar a un acuerdo, un escenario que obviamente no es el más indicado. El divorcio exprés es el que se realiza cuando los cónyuges son capaces de mediar y determinar de manera amistosa las condiciones de la disolución matrimonial, lo cual supone un proceso mucho más rápido y económico para ambas partes.

 

Aunque en el momento de la boda los cónyuges afirman que estarán juntos hasta que la muerte los separe, hay muchos casos en los que esto no es así. El divorcio es una situación en la que se disuelve legalmente el matrimonio, y se reparten los bienes de la antigua pareja. Es un proceso que suele ser muy doloroso para ambos lados, pues es poner fin a una etapa muy importante de la vida, y en algunos casos puede significar que una de las partes pierda la custodia de los hijos, perdiendo la capacidad de compartir los días con ellos.

Existen varios tipos de divorcio, pero aquel que logra que la experiencia sea menos traumática en la ex pareja es el divorcio exprés. Se caracteriza por ser el que se obtiene cuando el hombre y la mujer logran un mutuo consentimiento, lo cual se refiere a que ambas partes están de acuerdo con la disolución matrimonial y con sus términos, formando una especie de pacto.

Lograr un divorcio exprés es beneficioso para la ex pareja, pues se realiza mucho más rápido, sin ser necesaria la intervención de un juez que dictamine las condiciones de la disolución, puesto que los cónyuges las determinaron de manera amistosa. Además, el precio es significativamente menor, así que puede conseguirse un divorcio barato cuyo precio ronde entre los 100 y 150 euros por cada cónyuge, dependiendo de la situación del matrimonio y si hay hijos involucrados o no.

Realizar el proceso es muy sencillo

Los requisitos para la realización de un divorcio exprés no son muchos. En primer lugar, debe haber un acuerdo entre la pareja, y si no se ha conseguido, pues debe existir la voluntad de poder alcanzarlo sin que haya conflicto y sin que tenga que intervenir un juez. También deben haber transcurrido al menos tres meses desde que se produjo el matrimonio. Asimismo, al menos uno de los cónyuges debe ser residente en España.

Posteriormente, se debe redactar un convenio regulador de divorcio. Este documento es el que se indica cómo se tratarán las cuestiones referentes a la custodia de los hijos, la pensión alimenticia, atribución de bienes familiares, pensión compensatoria en caso de que la situación económica de un cónyuge empeore por culpa del divorcio, entre otros.

Debido a la complejidad que radica en la redacción de un convenio regulador, es una tarea que suele ser compartida con un abogado común para los dos cónyuges. Para esto se debe elegir un despacho de abogados confiable y de calidad, que cuente con profesionales especializados en todo tipo de divorcios, tales como los que conforman el equipo de Divorcieitor, una empresa que además ofrece consultas gratuitas y servicio de mediación, todo con el objetivo de prestar un servicio eficiente y ofrecer precios económicos.

Tras la redacción del convenio, el único paso restante es que la pareja acuda junto con el abogado al juzgado, donde éste revisará el convenio para asegurarse de que no vulnere los derechos de alguno de los cónyuges o de los hijos. Después de esto, la pareja ratificará su deseo de realizar el divorcio, y entonces el matrimonio quedará disuelto. En caso de que se esté realizando un divorcio notarial, se acudirá a la notaría en lugar de al juzgado.

Aunque las parejas que deseen divorciarse tengan que dejar a un lado los conflictos que tengan por un momento, sigue siendo recomendable que intenten realizar un divorcio exprés, pues es una manera mucho más rápida de separarse (puede realizarse en menos de 24 horas). La mayoría de los pasos pueden realizarse por internet, y significa un ahorro muy grande de tiempo y dinero, en comparación con un divorcio contencioso.