Sociedad

Comprar un coche de segunda mano es invertir bien tu dinero

Comprar un coche de segunda mano es invertir bien tu dinero

Publicado: 18 de junio de 2020 15:52 (GTM+2)

Un coche siempre es una compra difícil, y más en un mercado en el que existen tantas marcas, modelos y precios. Pero lo cierto es que un coche nuevo no es una buena inversión, ya que en cuanto le haces unos cuantos kilómetros, la realidad es que ya termina valiendo la mitad de dinero por el que lo compraste. Por eso hay que tener muy en cuenta el mercado de venta de coches de segunda mano, ya que es un espacio donde puedes conseguir un coche que esté en perfectas condiciones y encima ahorrarte una buena cantidad de dinero.

 

Busca el mejor precio con la seguridad que mereces

Si estás buscando coches de segunda mano en Sevilla, en Dos Hermanas podemos encontrar el concesionario de vehículos multimarca Rivera, especialistas en coches de segunda mano y vehículos de ocasión. Está considerado uno de los mejores concesionarios, ya que tienen un trato cercano y personalizado para que podamos encontrar el vehículo que mejor se adapte a nosotros. Además tienen un gran nivel de rotación de vehículos, con lo que siempre están buscando nuevos coches que ofrecer, por lo que podrás encontrar nuevas ofertas cada vez que vayas.

En su concesionario podemos encontrar las mejores marcas de automóvil como Peugeot, Toyota, Opel, Volkswagen, Land-Rover y muchos más, con un servicio de financiación a medida para que puedas pagarlos en los plazos que más te interesen y con las mejores garantías.

 

Ventajas de comprar un coche de segunda mano

Solemos pensar en el qué dirán si compramos un coche de segunda mano, pero lejos de ese pensamiento anclado en el pasado, la realidad es que las tendencias que apuntan hacia la reutilización y el aprovechamiento de los recursos y materiales, ponen en duda ese prejuicio social que tanto tiempo ha durado en nuestra sociedad. Pero, ¿cuántas ventajas encontramos a la hora de adquirir un coche de segunda mano?

Lo primero y más importante para nuestro bolsillo es el dinero. Poder ahorrarte dinero en un vehículo que te va a durar prácticamente el mismo tiempo de uso que uno normal  permite organizarnos mejor y destinar esa parte de nuestro dinero a otras cosas. Aparte de ese ahorro inicial de diferencia de precio, hay que tener en cuenta que con la compra de un coche de segunda mano, el mismo vehículo no sufre la depreciación que sufre el primero, por lo que a la hora de querer venderlo, podremos recuperar posiblemente mucho más del dinero invertido que con la compra de un coche recién salido de fábrica. Y no solamente recuperar parte de la inversión, sino que si cuidamos muy bien el automóvil podemos llegar a recuperar la totalidad de la inversión, e incluso, en muchas ocasiones ganar dinero con la operación.

Una de las ventajas que pasan más desapercibidas con este tipo de compra es el tiempo. Las esperas para la adquisición de un coche nuevo suelen ser muy largas ya con los colores básicos y si pedimos un color un poco más especial, se dan casos de esperas de hasta 4 meses entre que el concesionario pide el modelo a la marca y se suceden las gestiones de papeles y documentos a tratar. La diferencia con los coches de segunda mano es abismal, ya que éstos se pueden tener en el mismo día con todos los papeles en regla.

La gran variedad que encontramos en el mercado de segunda mano es otra de las ventajas frente a los coches nuevos. Podemos encontrar modelos que ya no se fabrican y antigüedades que funcionan perfectamente a un precio más que recomendable.

A nivel económico hay que señalar que se pagan menos impuestos con los coches de segunda mano, existe un ahorro real, ya que el cambio de la titularidad en las oficinas de tráfico supone menos de la mitad que el impuesto de matriculación que nos ahorramos. Y a nivel de asegurar el vehículo, los coches nuevos con menos de 5 años de salida del concesionario pagan una tasa más alta, ya que sus reparaciones suelen ser mucho más costosas.