Sociedad

Descubre la importancia del uso de las cremas solares

Descubre la importancia del uso de las cremas solares

Publicado: 14 de julio de 2020 17:04 (GTM+2)

Con la llegada del verano a nuestro país, son muchos los que disfrutan del buen tiempo, las vacaciones y el ir a la playa. Las preocupaciones pasan a un segundo plano y nuestras ansias de salir de la rutina y de disfrutar al aire libre son inmensas, y más si tenemos en cuenta el largo confinamiento que hemos sufrido. Los primeros días de las vacaciones suelen ser sinónimo de playa, principalmente para dejar atrás ese feo color blanco perla que arrastramos desde el verano pasado, pero tanta despreocupación pasa factura en nuestra piel. Si quieres saber cómo evitar las típicas quemaduras veraniegas, te recomendamos que sigas leyendo.

Las cremas solares, nuestro mejor aliado

Comienza el verano y nuestro objetivo primordial es conseguir ese bronceado de piel que tan atractivos nos hace a todos, ¿verdad? Pues partiendo de esta base sólo queda aclarar que existen únicamente dos verdades: La primera es que para ponernos morenos debemos tomar el sol, y la segunda es que para hacerlo de una forma segura y evitar las consecuencias de una prolongada exposición al sol, debemos utilizar crema protectora solar. Así de simple.

“Si utilizo crema solar no me pongo tan moreno” Meeeec, ¡mentira! Hemos dicho que sólo existen dos verdades, y todo lo demás son creencias falsas. El uso de cremas solares no impide en absoluto ese precioso bronceado que todos perseguimos con el inicio del verano, independientemente del factor que usemos. El objetivo de aplicar crema solar es el de no quemarnos, ni irradiarnos, con las graves consecuencias que ello acarrea en nuestra piel.

La NO utilización de crema protectora solar desencadena una serie de consecuencias muy variadas. Algunas de ellas son:

  • Quemaduras. Muy molestas, ya que inflaman nuestra piel y la hace muy vulnerable. Estas quemaduras o rojeces pueden dejarnos unas preciosas marcas en la piel de por vida.
  • Envejecimiento de la piel. No utilizar crema solar acelera el envejecimiento de nuestra piel, produciéndose arrugas a una temprana edad.
  • Debilitación de nuestro sistema inmunológico. Las defensas de nuestro cuerpo disminuyen con la prolongada exposición al sol, haciéndonos más vulnerables frente a enfermedades, infecciones o bacterias.
  • Cáncer de piel. Los melanomas o los carcinomas son la consecuencia más grave del exceso de rayos de sol en nuestra piel. El desarrollo de alguno de ellos puede significar la muerte sin ir más lejos. Existe otra creencia falsa de que a la gente de piel morena les afecta menos. Otro error más. Las cremas solares son imprescindibles para todo tipo de pieles, independientemente de su pigmentación.

Cabe destacar que las cremas, al igual que todos los productos de este mundo, caducan. No es conveniente usar cremas de años atrás, ya que su eficacia se reduce drásticamente. Lo ideal es adquirir una buena crema de calidad, como las que ofrece Lujous, por ejemplo, y despreocuparse de los rayos solares, disfrutando así al máximo de nuestro querido verano.

¿Cómo aplicar correctamente la crema solar?

La forma correcta para aplicar bien la crema solar se reduce a unos sencillos pasos. En primer lugar, cabe destacar que a mayor factor protector, mejor protección. Suena obvio, pero la gente erra al creer que se pondrá menos bronceado. Mucho mejor usar un factor 50 que uno de factor 6, por ejemplo.

En segundo lugar, aplicar la crema 30 minutos antes de la exposición al sol, ya que mientras nuestra piel absorbe la crema, nos estaremos quemando más que la pipa de un indio. 

En tercer lugar, restregar la crema por todo nuestro cuerpo, haciendo hincapié en la cara, la nuca y los hombros, que son las zonas más expuestas al sol.

Por último, repetir el último tip cada dos horas, incluso cada menos si nos metemos constantemente al agua, ya que podemos perder parte de esa crema.

Recuerden, “al buen tiempo, buena cara”, pero siempre siendo responsables, tanto de nosotros mismos como de nuestros pequeños o mayores, ya que a ellos les afecta más la radiación solar. Disfrutad, pero con cabeza y crema.

 

¡Feliz verano!