Sociedad

¿Qué son las semillas feminizadas de cannabis?

¿Qué son las semillas feminizadas de cannabis?

Publicado: 30 de julio de 2020 15:22 (GTM+2)

Si vas a cultivar tus propias plantas de marihuana, te recomendarán plantar semillas feminizadas de cannabis, ya que son las que ofrecen los mejores resultados y las que mejor se adaptan a todos los tipos de cultivos y climas. Pero, ¿qué son las semillas feminizadas de cannabis?

Si es la primera vez que vas a cultivar cannabis te surgirán todo tipo de dudas a lo largo de este proceso, y una de las más habituales es elegir entre semillas feminizadas de cannabis o autoflorecientes, ya que no conoces las diferencias existentes entre ambas ni cuál se ajusta mejor a lo que necesitas.

En este post te vamos a contar qué son las semillas feminizadas y por qué creemos que son la mejor opción para cultivar cannabis, con el objetivo de ponértelo fácil cuando vayas a comprar tus semillas en un Growshop online.

¿En qué consisten las semillas feminizadas?

Las semillas feminizadas son semillas hembras, lo que garantiza que crecerán plantas femeninas exclusivas, que se caracterizan por tener una cantidad superior de THC, que es la sustancia que provoca el efecto psicoactivo de la planta de la marihuana.

Al comprar semillas feminizadas crecerán plantas en tan solo dos o tres semanas, las cuales tendrán un ciclo de floración de entre 5 y 15 semanas en función de la variedad escogida.

Las semillas feminizadas se basan en el fotoperiodo para crecer, lo que significa que en función del lugar en el que te encuentres, habrá una época mejor que otra para plantarlas. Por lo general, si te encuentras en el hemisferio norte (el nuestro), el mejor momento para plantar las semillas feminizadas es entre los meses de marzo y junio. En ese caso, la cosecha estaría lista entre los meses de septiembre y octubre aproximadamente.

Para crecer en las mejores condiciones y obtener plantas de calidad, es importante que las plantas reciban 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad al día, y por ello se recomiendan para cultivos en interior, donde se utilizan focos de luz y se puede controlar esto con una mayor facilidad.

¿Qué diferencias hay entre las semillas feminizadas y las autoflorecientes?

La principal diferencia está en que por lo general la producción de las semillas feminizadas es superior a las de las semillas autoflorecientes, y en un mismo cultivo se puede conseguir plantas más grandes con mayores cantidades de cannabis. Esta es la razón número uno por la que la mayoría de cultivadores optan por las semillas feminizadas.

Otra diferencia según los expertos es que la calidad de las feminizadas es superior a la de las autoflorecientes.

Pero las semillas autoflorecientes también presentan ventajas respecto a las feminizadas, especialmente para cultivadores inexpertos que se inician en el arte del cultivo del cannabis.

Y es que las autoflorecientes crecen en menos tiempo y precisan de menores cuidados (de ahí que la calidad sea menor), principalmente porque estas no dependen del fotoperiodo para crecer, y habitualmente en apenas 60 o 70 días como máximo habrán terminado su ciclo.

Esto hace que las semillas autoflorecientes puedan plantarse en el exterior sin ningún problema, ya que la cantidad de luz o de oscuridad no incidirá en su crecimiento.

Además, las autoflorecientes son más resistentes a las plagas o a las inclemencias meteorológicas, y es muy extraño que una cosecha de semillas autoflorecientes se estropee y no llegue a crecer.

Otra cosa que gusta de las autoflorecientes para cultivos interiores domésticos es que las plantas autoflorecientes son más pequeñas, y además permiten modificarlas y regular su tamaño fácilmente sin poner en riesgo su producción.

Por todo ello, aunque ambas semillas pueden ser buenas opciones y cada una tiene una serie de ventajas e inconvenientes respecto a la otra, creemos que las semillas feminizadas son las mejores para cultivos de cannabis, especialmente si buscas obtener plantas de calidad, de gran tamaño y con una elevada cantidad de THC.