Sociedad

Campanas extractoras para cocinas, adiós a los malos humos

Campanas extractoras para cocinas, adiós a los malos humos

Publicado: 4 de noviembre de 2020 18:09 (GTM+2)

Cocinar es un placer, pero si en el lugar que se cocina no hay salida de humos, o estos no se reconvierten en aire limpio, entonces el tiempo que se pasa cocinando se convierte en un mal rato, además de la suciedad que poco a poco se va adhiriendo a los muebles y paredes. Es fundamental contar con un buen extractor de humos.

La cocina es el alma de la casa, el lugar donde se fraguan los mejores momentos del día, esos en los que todos se reúnen alrededor de la mesa disfrutando de una buena comida. Pero esa imagen idílica de la cocina puede verse empañada si cada vez que se cocina toda la estancia se llena de humo y de olores. Es por ello que en cualquier cocina que se precie es fundamental contar con un buen aparato extractor de humo para cocina. Es imprescindible para poder cocinar cómodamente, mantener la limpieza y salubridad de la cocina y no expandir los olores del cocinado por toda la casa. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay dos tipos de modelos fundamentales en lo que a aparatos de extracción de humos se refiere: los extractores de humo y las campanas de recirculación. 

En el caso de los extractores de humo su funcionamiento consiste en introducir el humo (que no deja de ser aire maloliente y graso) en un colador. Este aire se lleva a través de un tubo hasta las afueras de la casa. Por su parte, en el caso de las Campanas de recirculación, el método de funcionamiento se basa en extraer la grasa y los humos haciéndolos pasar por un filtro de carbón. De esa forma el aire se limpia antes de volver a la cocina.

Los dos sistemas son buenos, todo depende de si se tiene capacidad de salida de aire hacia el exterior o no. Según el caso de cada hogar se deberá elegir un tipo u otro. 

 

Características de una buena campana extractora

Las principales características de una buena campana extractora van a depender del tipo de cocina que se tenga, pero, en cualquier caso, en una tienda de campanas extractoras estas serían las más apreciadas y las que les pedirían tener en cuenta a sus clientes: 

  • Velocidad de la extracción, es decir, con qué rapidez es capaz el aparato de retirar el aire y dejar la estancia libre de humos.
  • El tamaño también es importante, siempre debe ser, al menos, igual de grande que la placa donde se cocina, de manera que de forma natural los humos vayan hacia arriba directamente desde el lugar de cocción.
  • Los niveles de ruido es otra característica que se debe tener muy en cuenta, puesto que mientras más silencioso sea el aparato más cómodo se podrá cocinar y mejor comunicación habrá entre las personas que estén en la cocina.
  • También es interesante que la campana extractora cuente con luces, ya que facilitan mucho el cocinado e iluminan la zona de trabajo, algo esencial para que el acto de cocinar sea placentero y no un engorro. 
  • Otro aspecto con el que se debe contar es el lugar en el que están situados los mandos. Es fundamental que el cuadro de mandos esté al alcance de la mano, y que sea de fácil uso

 

Modelos para todos los gustos y bolsillos

Una vez que se tienen claras las características básicas para que el aparato que se adquiere reúna las condiciones idóneas, es el momento de elegir un modelo que guste al cliente y que se integre en el estilo de los muebles y decoración de la cocina de cada cual.

En ese sentido se pueden elegir entre infinidad de modelos, ya que los hay en forma de campana propiamente dicha, pero también redondos, fabricados expresamente para islas de cocina, decorativos, industriales, extraíbles, integrados en los muebles o instaladas en el techo.