Sociedad

Antipapas: ¿qué son y cuántos fueron?

Antipapas: ¿qué son y cuántos fueron?

Publicado: 11 de noviembre de 2020 19:06 (GTM+2)

La Santa Iglesia Católica ha tenido una gran variedad de Papas que dirigieron la institución desde Roma, y aunque la mayoría de ellos fueron elegidos por medio de una votación, en su historia también es posible encontrar Papas que llegaron a ocupar dicho puesto de una forma poco ortodoxa y sin respetar las leyes internas de la Iglesia, éstos son conocidos como los Antipapas. Si quieres saber más sobre ellos y conocer los más destacados de la historia católica, sigue leyendo este artículo.

¿Qué causas lo originan?

En la larga lista de Papas es posible encontrar 266 Sumos Pontífices que han sido elegidos de acuerdo con las leyes establecidas por la Iglesia. Contrariamente a esto, existen los Antipapas, siendo reconocidos un total de 40 por la Iglesia Católica.

Los Antipapas son las figuras que usurpan o quieren usurpar las funciones propias de los Papas que se eligen de acuerdo con las normas de la Iglesia. Aunque su creencia no es contraria a la fe católica, se utiliza esta denominación para nombrar a una figura que usurpa el título de Papa de manera no canónica.

El primero de todos fue San Hipólito de Roma, quien tuvo esta denominación desde el año 217 hasta el 235; mientras que el último fue Félix V, quien duró entre los años 1440 y 1449, siendo el último reconocido por la misma iglesia.

Existen varias causas que provocaron la aparición de esta figura, siendo las principales las siguientes que nombramos a continuación.

La discrepancia doctrinal

La discrepancia doctrinal ocurre cuando un grupo de la iglesia no comparte de manera doctrinal con la elección del pontífice, contando también con el respaldo de diferentes autoridades y del pueblo.

Esto ocurrió con el primer Antipapa, San Hipólito de Roma, quien se autoproclamó como Papa ante San Ceferino y San Calixto I, a quienes acusaba de laxismo por tener un comportamiento alejado de las leyes de la Iglesia.

De igual manera, los Papas Novaciano y Félix V llegaron a ocupar este puesto por una discordia doctrinal.

La deportación o encarcelamiento del Papa

Esta situación tuvo lugar mayormente durante el Imperio Romano, donde sus gobernantes encarcelaban, desterraban y deponían a los Papas elegidos por las normativas de la Iglesia, y en su lugar, proclamaban un pontífice de su elección.

El primer Antipapa en llegar al puesto de esta manera fue Félix II, quien fue elegido como Papa por Constantino II; mientras que Pascual III fue nombrado por Federico I Barbarroja, de manera que el verdadero Papa en ese entonces, Alejandro III, huyó al exilio. 

La doble elección

Esto ocurre cuando la Iglesia se fragmenta en dos grupos y cada uno establece su propio cónclave, y por lo tanto, elige su propio Papa. En el año de 1387, cuando se eligió a Urbano VI, muchos cuestionaron al pontífice, ya que su comportamiento y el de su corte, estaban muy lejos de las leyes de la Iglesia Católica.

Esto provocó que un grupo de cardenales organizasen su propio cónclave con la finalidad de quitar a Urbano VI de su puesto y colocar al Antipapa Clemente VII, quien ejerció su papado desde Aviñón.

¿Cuáles son los más destacados de la historia?

Como ya hemos mencionado antes, existieron 40 Antipapas a lo largo de la historia de la Iglesia Católica, sin embargo, entre todos los que existieron, algunos destacaron más que otros por diferentes motivos.

Juan XXIII fue conocido por ser un personaje de gran ambición en el ámbito político, dejando a un lado un comportamiento espiritual y enfocándose más en lo mundano.

Por su parte, Inocencio III solo duró varios meses en el mandato, ya que fue encarcelado por el Papa Alejandro III.

Mientras que el Papa Benedicto XIII, gobernó desde Aviñón entre 1394 y 1423, estando a favor del Gran Cisma de Occidente.

Anacleto II murió como Antipapa en 1138, llegando a este puesto por elección de los ciudadanos de la región, de las familias nobles y por diferentes sobornos que pagó para ocupar el puesto del Santo Pontífice.

Por último, Félix V fue el último Antipapa reconocido oficialmente por la Iglesia Católica.

Todos estos Antipapas llegaron al puesto por diferentes motivos ajenos a las leyes católicas, gobernando muchos de ellos, de una forma muy alejada a las costumbres de la religión, lo cual provocó el deceso de muchos de ellos con el paso de los años.

Desde entonces, las elecciones de los Papas se han realizado sin ningún tipo de controversia, ya que a pesar de considerar en ocasiones al actual Papa Francisco I como un Antipapa, debido a sus declaraciones no tan bien recibidas sobre el aborto, la homosexualidad o la mujer, la Iglesia Católica ha confirmado que sus opiniones se encuentran apegadas a la doctrina católica.

Una muerte enigmática

Muchos Papas han muerto durante su mandato, unos de formas más curiosas, como puede ser el caso del Papa Adriano IV. En internet podrás encontrar información sobre como murió el Papa Adriano IV, ya que existen varias teorías relacionadas con su muerte debido a lo enigmática que resultó.

Se dice que el Papa murió asfixiado por una mosca cuando fue a beber agua de una fuente, sin que existiera posibilidad alguna de que los médicos hicieran algo por él. Sin embargo, también se cree que se ganó muchos enemigos debido a su enemistad con Francisco I y por su acercamiento político con Enrique II de Inglaterra, apoyando la invasión normanda en Irlanda.

Aunque también se dijo que murió por unas anginas no tratadas a tiempo. A este Papa le siguió un Antipapa, Víctor IV, quien fue elegido por los gibelinos en 1159, y apoyado por Federico I Barbarroja.

La historia de los Papas y Antipapas de la Iglesia Católica es muy extensa, muchos de éstos llegaron al poder de una forma distinta a lo establecido por las leyes de esta religión, provocando así controversias durante los mandatos.

Y aunque desde Félix V no se ha conocido a un nuevo Antipapa, esto no quiere decir que en el futuro no ocurra de nuevo esta situación.