Sociedad

Los grandes beneficios de la cerveza para la salud

Los grandes beneficios de la cerveza para la salud

Publicado: 16 de diciembre de 2020 17:19 (GTM+2)

Desde hace miles de años, la cerveza es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Además de su rico sabor, es fuente de muchas vitaminas y nutrientes, que le aportan grandes beneficios a la salud. 

La cerveza es una de las bebidas más antiguas de la historia de la humanidad. Desde sus comienzos, se ha convertido en una de las preferidas, y muchas veces, sustituta de otras ante la falta de recursos. Lo cierto es que la cerveza, por su preparación y los ingredientes que intervienen, tiene numerosos beneficios para la salud, que vale la pena conocer.

 

Una gran aliada

La cerveza es, para casi cualquier ocasión, la compañía perfecta. Una noche con amigos, una boda, una rica cena o un tentempié por la tarde, son escenarios en los que la cerveza juega un papel fundamental, siendo muchas veces el punto de unión. Por supuesto, a día de hoy existen diferentes tipos, que se pueden clasificar según los métodos de elaboración o los ingredientes con los que se preparan. En https://bebidasexquisitas.com es posible encontrar estos distintos tipos, comparar precios y obtener información sobre las mejores tiendas online para conseguirlas de manera rápida. Además, en esta plataforma también se pueden reunir datos acerca de la procedencia e historia de cada una, conocer más sobre el sabor, cómo han sido elaboradas o qué características las distinguen de las demás.

Ahora bien, aunque es cierto que hay diferentes especies de cerveza, todas ellas brindan grandes beneficios a la salud, algo que muchas veces se ignora, debido a que se trata, al fin y al cabo, de una bebida alcohólica. Aún así, contienen nutrientes y propiedades que la convierten en una aliada, como es el caso del potasio, el fósforo, vitaminas del grupo B, o ácido fólico. Todos ellos ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes o trastornos cardiovasculares, gracias además a los antioxidantes, que evitan el deterioro de los órganos. También puede llegar a evitar problemas en la médula ósea, y aporta energía al cuerpo, gracias a la malta, uno de los principales componentes de la cerveza

Es, de hecho, una de las razones por las que siglos atrás, la cerveza era la bebida que reemplazaba al agua. Al carecer de fuentes de agua potable, preparada para el consumo humano, muchas personas bebían cerveza para poder hidratarse. Se bebía como acompañamiento de las comidas o como divertimento en las tabernas. Aunque estos tiempos, por fortuna han cambiado, la cerveza no dejó de ser una de las bebidas más ricas para el ser humano, y la compañía ideal para ocasiones especiales. Por supuesto, siempre se aconseja su consumo moderado, especialmente para quienes deben seguir algún tratamiento médico en particular. 

 

Una bebida milenaria

El hecho de que, en la actualidad, se pueda disponer de diferentes variedades de cerveza, es debido a la evolución de los conocimientos culinarios, la optimización de la materia prima y, por supuesto, las mejoras en las maquinarias utilizadas para el proceso de elaboración. Por supuesto, esta realidad era muy distinta cuando se inventó, miles de años atrás en la historia. Se dice que apareció por primera vez en la Mesopotamia del Oriente Medio, cuatro mil años antes de Cristo. Para entonces, no sólo era una bebida, sino incluso el acompañamiento en rituales y eventos de importancia para las comunidades. Además, debido a su elaboración y al uso del trigo (uno de los cereales principales en las cosechas), la cerveza se convirtió en la bebida de la gente por excelencia. 

Con el transcurso de los años, empezaron a difundirse las muchas propiedades de esta bebida, que era además, fácil de preparar y económica, por encima de todas las cosas. Eventualmente, su consumo se popularizó en todo el mundo, se prepararon lugares especiales para su elaboración y se convirtió en una parte imprescindible para las rutas del comercio. En esta expansión, los ingredientes fueron cambiando, dando origen a la diversidad que se conoce hoy en día. Según los cereales más accesibles en cada región, la cerveza empezó a prepararse con trigo, con arroz, con centeno, dándole un toque especial y distinguido a las cervezas de cada zona del mundo.