Sociedad

Las semillas de marihuana: todo lo que necesitas saber para germinarlas perfectamente

Las semillas de marihuana: todo lo que necesitas saber para germinarlas perfectamente

Publicado: 25 de enero de 2021 18:19 (GTM+2)

Los cultivadores de marihuana medicinal saben lo importante que es el proceso de germinación para obtener plantas saludables que se puedan aprovechar al máximo. Por tal razón, en esta fase se debe poner especial cuidado y aplicar las técnicas adecuadas, de manera que lleven a las semillas a germinar perfectamente para que den plantas de óptima calidad.

El cultivo de marihuana medicinal implica una serie de técnicas y procedimientos que se tienen que seguir rigurosamente para obtener plantas de excelente calidad. Uno de esos procesos, y tal vez el más delicado, es la germinación de las semillas, la cual se debe hacer con sumo cuidado para lograr plántulas perfectas.

Si se tiene una correcta germinación y se crean las condiciones adecuadas para que las plántulas crezcan sanamente, se podrán obtener hermosas plantas con su máximo potencial, aunque claro, los cuidados durante todo su desarrollo también deben ser muy importantes.

¿Cómo es el proceso de germinación?

Las semillas son pequeños contenedores genéticos que tienen toda la potencial carga para crear plantas, pero eso no sucede si no se dan las condiciones adecuadas. En la naturaleza, este proceso es muy sencillo, el medio ambiente se encarga de todo; pero en tu casa, granja o espacio destinado a cultivarlas, es otra cosa, se requiere mucho trabajo y dedicación para hacer que todo salga bien.

No se trata solo de comprar semillas a granel de marihuana, tirarlas en una maceta y dejar que las plantas nazcan solas sin crear las condiciones ideales ni vigilar el proceso; si eso es lo que vas a hacer, mejor inténtalo con tomates, para que no pierdas tanto dinero.

La cuestión es que se deben tener algunos conocimientos básicos, disposición a trabajar un poco la agricultura y tener mucha paciencia para obtener esas hermosas matas de marihuana que seguro quieres tener.

Todo empieza con la selección de las semillas, hay una gran variedad, pero se debe tener claro qué es lo que se quiere en cuanto a la variedad de marihuana y al espacio disponible. Las hay que son de tipos regulares, feminizadas y autoflorecientes, cada una con sus características especiales.

Hay tiendas especializadas que ofrecen variedades de semillas que pueden ayudar a elegir la más conveniente, de acuerdo a tus necesidades y proyecto de siembra. Siempre es bueno tener todo el apoyo que se pueda conseguir, para lograr las metas planteadas.

Antes de proceder a germinar las semillas seleccionadas se debe crear el entorno ideal para que el proceso se dé efectivamente: la temperatura debe estar entre 22 y 25 °C y la humedad entre el 10 y el 90%.

Estas condiciones se pueden recrear fácilmente en cámaras de propagación o armarios de cultivo, artesanales incluso, y con la utilización de calentadores o ventiladores para bajar o subir la temperatura, y de humidificadores para tener una humedad alta. Es importante revisar constantemente que los niveles estén dentro de los márgenes ideales, para lo cual se puede utilizar un higrómetro para la toma de las lecturas.

Hay dos formas básicas de germinar las semillas: sembrando las mismas directamente en el lugar final donde crecerán o utilizando papel absorbente humedecido. En ambos casos hay que aplicar varias técnicas y cuidados especiales que requieren tiempo y dedicación.

 Germinar y esperar

Si se germina usando el método de siembra directa en la tierra, hay que tener cuidado durante los primeros días de no regar en exceso las plántulas, por cuanto se correría el riesgo de causar putrefacción en las raíces y retrasar su crecimiento.

Con la técnica de papel absorbente hay que estar más pendiente, por cuanto hay que evitar exceder los seis o siete días que aproximadamente tardan en asomarse las raíces de la semilla, momento indicado para hacer el trasplante a un macetero o al lugar final de disposición de la planta.

Una vez nacidas las plántulas y en pleno crecimiento, lo que queda es darles el amor y los cuidados que necesitan para que se conviertan en sanas plantas de marihuana, que seguro te llenarán de orgullo tras haber realizado tanto trabajo.