Sociedad

Tratamientos más demandados para mejorar la piel del rostro

Tratamientos más demandados para mejorar la piel del rostro

Publicado: 3 de febrero de 2021 19:14 (GTM+2)

Como se suele decir, la cara es el espejo del alma, la mejor carta de presentación, precisamente por ello es importante mantenerla bien cuidada, dándole los mayores mimos para lucir una piel radiante, sin arrugas y en perfectas condiciones.

Debido a los avances tecnológicos, en la actualidad el sector estético ha dado un gran giro, ya que existen numerosos tratamientos para mejorar la piel en la mayoría de zonas del cuerpo. Si bien es cierto, la cara es una de las partes más importantes y que necesita mayores cuidados, puesto que es la que más se expone a los agentes externos y, además, la que siempre se quiere lucir brillante y en perfectas condiciones.

Aunque existen tratamientos y productos de aplicación propia, en el caso de querer mejorar la dermis de forma fácil, es fundamental acudir a expertos profesionales que sepan en todo momento cómo aplicar las técnicas que existen en la actualidad. Sin ir más lejos, en una clinica estetica Sevilla cuentan con todas las herramientas y conocimientos para poder llevar a cabo los múltiples tratamientos para el rostro que se necesiten.

Con expertos profesionales que saben manejar todas las técnicas disponibles y con la garantía de obtener los mejores resultados. Aunque son muchos los tratamientos que se pueden aplicar, en el caso de querer rejuvenecer el rostro, hay algunos que son más demandados que otros. 

Aplicación de bótox

El bótox es uno de los principales tratamientos antiarrugas que se utilizan en la actualidad en la mayoría de centros de estética hispalenses y de otras localidades. En este sentido, se trata de una técnica en la que se aplica esta sustancia directamente en la zona afectada de la cara, ayudando a mejorar la expresión facial rápidamente, dejando la piel tersa y estirada.

El principal efecto que realiza el tratamiento con botox es la disminución de arrugas, a lo que se suma otro efecto de prevención, para evitar que aparezcan las mismas rápidamente. Hay que decir que esta técnica se realiza a partir de una toxina denominada botulínica, una proteína muy potente que incide directamente sobre el sistema nervioso, evitando contracciones musculares que terminen por presentar arrugas.

Habitualmente, el bótox tiene varias áreas de aplicación, si bien es cierto que para prevenir problemas las autoridades sanitarias solo dejan que se utilice sobre la parte superior de la cara, o lo que es lo mismo, en zonas como la frente, el contorno de los ojos y el entrecejo.

Para llevar a cabo este tratamiento, se utilizan agujas finas que permiten la inyección de la sustancia directamente sobre la zona afectada. Es una técnica que ofrece resultados casi de inmediato, pudiendo observar sus efectos en un máximo de una semana. 

Hilos tensores

Otro de los tratamientos que también es bastante común para recuperar el buen estado de la piel en la cara, son los hilos tensores en Sevilla. Se trata de una técnica que se lleva a cabo cuando se produce lo que se conoce como descolgamiento facial y cuando empieza a aparecer mayor flacidez en la piel, lo que conlleva a arrugas y surcos.

Se trata de una técnica sencilla, poco invasiva y cuyo periodo de recuperación es bastante corto, por lo que en poco tiempo se notarán los resultados. Es un tratamiento similar al clásico lifting, aunque es mucho más rápido y efectivo para los pacientes.

Se aplica a partir de hilos especialmente diseñados para este fin, fabricados con materiales biodegradables en su mayoría. Con todo ello, a la hora de llevar a cabo la intervención, es necesaria la anestesia local para, posteriormente, introducir los hilos en la zona que se quiera tratar para conseguir ese rejuvenecimiento facial. Además, hay que decir que es una técnica que apenas deja cicatrices, pudiendo llevarse a cabo en varias áreas a la vez.

Con respecto a las zonas donde se pueden aplicar estos hilos, generalmente se hace en la parte baja de las cejas, mejillas, cuello, escote o incluso en la línea de la mandíbula, entre otras.

Es importante tener en cuenta que, a la hora de llevar a cabo esta técnica, no se recomienda para personas que tengan una dermis muy delgada o, por el contrario, demasiado gruesa.