Sociedad

El teletrabajo y el dolor de cuello

El teletrabajo y el dolor de cuello

Publicado: 19 de mayo de 2021 20:15 (GTM+2)

Con el aumento del teletrabajo, son muchas las personas que están presentando cada vez más molestias en el cuello, debido a todas las horas que se pasan delante del ordenador. Para evitar estos dolores, el deporte se convierte en uno de los mejores aliados.

Hoy en día, el dolor cervical se ha convertido en uno de los síntomas más frecuente que presenta la mayoría de la población, síntomas que se han intensificado en el último año debido al aumento del teletrabajo a causa de la pandemia. Hay que decir que, en la actualidad, el ordenador se presenta como un elemento prácticamente indispensable para un gran número de trabajos y lógicamente, al ser la herramienta estrella, son muchas las horas que una persona se puede pasar delante de la pantalla.

En este sentido, las malas posturas o las largas jornadas de trabajo hacen que los empleados sufran molestias en el cuello y dolores, que pueden agravarse si no se realizan las correcciones necesarias en los momentos oportunos. Muchos expertos aseguran que, adoptando las posturas corporales adecuadas, haciendo descansos cada cierto tiempo e incorporar en la silla elementos que ayuden a mejorar la situación como son los sillones lumbares, pueden ser buenos trucos para acabar con todas estas molestias a medio plazo.

Aunque todas estas cosas pueden servir de gran ayuda, lo cierto es que el deporte también se ha convertido en un gran aliado en todo esto, sabiendo que muchos ejercicios físicos pueden ayudar a fortalecer el cuello, la espalda y la zona lumbar, que son las principales zonas afectadas en todo esto.

El caso es que, hoy en día, la sociedad se encuentra sumergida dentro de lo que se conoce como enfermedades tecnológicas y precisamente por ello, se vuelve indispensable crear una rutina deportiva, tanto de estiramientos como de fortalecimiento para reforzar estas zonas y no caer en dolores crónicos.

Deporte y electroestimulación

Como ya se ha mencionado, practicar deporte es una de las mejores opciones que se pueden llevar a cabo para aliviar estos síntomas y molestias, no obstante, si se combina con la electroestimulación, los resultados pueden llegar a ser mucho más efectivos. 

Cuando se habla de electroestimulación se está haciendo referencia a una técnica que ayuda a aliviar las molestias y los dolores de aquellos músculos que sufren más las largas horas sentados delante del ordenador.

Para que funcione correctamente, se utilizan unos aparatos concretos destinados a este fin que sirven para enviar impulsos eléctricos a todas las zonas afectadas. Gracias a estos impulsos, se dan contracciones en los músculos y, por tanto, el resultado que se consigue es fortalecer notablemente la zona. Si bien la electroestimulación es una gran aliada para estos casos, los especialistas siempre recomiendan que se combine con actividad física, ya que así se conseguirán mejores y más efectivos resultados.

¿Qué electroestimuladores elegir?

En la actualidad, en el mercado existen numerosos tipos de electroestimuladores que ayudan a mejorar todas las molestias y dolores ocasionados. Sin embargo, uno de los mejores son los TENS. 

De hecho, la Electroestimulación TENS para el dolor de cuello es bastante efectiva, debido a que los TENS son dispositivos portátiles cómodos de utilizar y que son grandes aliados para acabar o, por lo menos, aliviar, los dolores crónicos. Los TENS se convierten en los mejores compañeros en zonas como el cuello, los hombros y la espalda, aunque también hay que decir que son muy eficaces en aquellas personas que presentan dolores óseos y que padecen enfermedades como la artrosis o la artritis.

De igual modo, se ha demostrado que este tipo de electroestimuladores ayudan a aliviar afecciones como las migrañas, por lo que, en el caso de que pasar muchas horas en el ordenador también dé dolor de cabeza, la electroestimulación puede ser de gran ayuda.

Hay que decir que la gran ventaja de los TENS es que son dispositivos que cuentan con una gran potencia, a lo que se añaden diferentes niveles de descargas, basándose en las necesidades de cada usuario y a la gravedad de las molestias que sufren.