Economía

¿Qué supone monitorizar la refrigeración del transporte?

¿Qué supone monitorizar la refrigeración del transporte?

Publicado: 21 de octubre de 2021 10:44 (GTM+2)

Si hay un territorio que necesita del transporte de producto fresco es, precisamente, Andalucía. Más allá de la tradición hortofrutícola que ha situado esta Comunidad Autónoma como la huerta de referencia en la Unión Europea y, cada vez más, en otros continentes, se suma también la vertiente de la industria cárnica que sigue creciendo año tras año.

Eso supone, también, la necesidad de garantizar el transporte hasta el destino de forma que no rompa la cadena de suministro ni estropee la carga por el camino.

Y se ha conseguido, todo ello, gracias en gran parte a soluciones inteligentes que vienen de la posibilidad de monitorizar la refrigeración desde el origen hasta el destino, algo que garantiza la salubridad de los alimentos, las garantías sanitarias para pasar todos los controles exigibles y, cómo no, los tiempos de entrega.

¿Por qué es tan importante esto en el contexto español?

España es un país lleno de matices y de productos que, debido a la propia geografía, mueve distintos productos de norte a sur, abasteciendo no solo los supermercados sino los mercados más exigentes de los que luego también se nutren los mercados internacionales.

La infraestructura no solo de Andalucía sino de Castilla la Mancha y Madrid es clave para garantizar que, toda flota de transporte, tenga sus hubs a medio camino para ir revisando y reubicando la carga para que llegue lo antes posible hasta destino.

Gracias al monitoreo en tiempo real de las cabinas y también de los productos que se transportan se pueden crear alertas que sirvan de referencia tanto al conductor como a la empresa para tomar decisiones e incluso solventar cualquier incidencia en la red de hubs de carreteras que están estableciendo las principales empresas de transporte.

De esta forma, incidentes meteorológicos como nevadas, olas de calor o incluso lluvias torrenciales son solucionadas sobre la marcha gracias a la monitorización y, también, gracias al rastreo gps que sitúa cada vehículo en su posición geográfica en cada momento para poder tomar las decisiones necesarias que protejan tanto al conductor como al producto que lleva consigo.

Gracias a este tipo de red de transporte, los puertos como el de Cádiz, Almería o incluso Valencia son cada vez más importantes en el contexto del comercio internacional del área mediterránea y, desde el Brexit, mucho más en sus conexiones con el norte de Europa y, en concreto, con el Reino Unido.

No en vano, al margen del transporte marítimo, que cada año sigue creciendo en cifra de negocio, es la carretera la selección más habitual para abastecer de producto español a media Europa Central y, por supuesto, a los vecinos tanto Portugal como Francia.

En realidad, monitorizar la temperatura de la carga supone una carta de presentación de calidad a nivel nacional e internacional, garantizando a quienes confían en el transporte y carga los datos necesarios, prácticamente en tiempo real, para saber en qué situación, dónde y cómo sus productos llegarán al destinatario final.