Nacional

Recogen más de un millón de colillas en tan solo una playa de Denia

Recogen más de un millón de colillas en tan solo una playa de Denia

Publicado: 10 de noviembre de 2021 10:17 (GTM+2)

La asociación Cultura Sostenible Denia ha dejado en evidencia a la clase política y la falta de educación y civismo

Más de un millón de colillas de cigarrillos forman la llamada “montaña de la vergüenza”. Han sido recogidas tan solo en una playa, la de Raset en Denia, a la que han calificado como el “cenicero y el vertedero más grande de Denia”.

Los voluntarios de la asociación Cultura Sostenible Denia han sacado las vergüenzas de los responsables políticos de esta asquerosidad. Desde principios de septiembre han estado recogiendo todo tipo de desperdicios y residuos tirados por gente sin educación y civismo en la arena y las rocas de las playas de esta conocida localidad costera.

“Las colillas son la principal fuente de desechos en los océanos y representan el material fibroso derivado del plástico que más contamina el mar", afirman desde la asociación.

En estas batidas realizadas por estas personas comprometidas han retirado además numerosas mascarillas, vidrios y todo tipo de envases. “Hemos recogido algunos que datan de los años 60, 70, 80, 90 y más actuales tirados en la costa y en el mar”.

Parte de la solución a este grave problema medioambiental está en la educación y el reciclaje. De hecho, la asociación Cultura Sostenible Denia ha demostrado como las dañinas colillas se pueden reutilizar para producir ladrillos, cuadernos, posavasos y otros productos similares.

Mediante una experiencia piloto se han reciclado 5.000 colillas, pero en la actualidad están trabajando en colaboración con las autoridades para poner en marcha un ambicioso proyecto para reciclar la mayor parte de este contaminante residuo.

La asociación propone la instalación en playas y zonas concurridas de papeleras específicas para colillas. “Es importante también concienciar a los fumadores para que aprendan a tirar este deshecho en un colector adecuado para ese fin”, apuntan.

El siguiente paso a dar sería recoger estas contaminantes colillas y enviarlas a una planta de reciclaje dedicada a la transformación y reutilización de este residuo. “Existen varias soluciones para la eliminación final de este engorroso artículo que tanto daño provoca en la salud del medio ambiente y de las personas”, aseveran.

Desde la asociación están promoviendo eventos educativos para concienciar a estudiantes y niños el arte del reciclaje y así educar a las generaciones futuras. “El planeta ya no puede soportar tantos contaminantes, plásticos y desechos humanos, debemos actuar ahora para detener lo que nos espera”, aseveran.

Un usuario de Twitter se queja del asqueroso espectáculo de las colillas en la playa: