Economía

Gastos de empresa: La clave para el éxito financiero

Gastos de empresa: La clave para el éxito financiero

Publicado: 27 de junio de 2022 16:58 (GTM+2)

Es sabido que la clave de la rentabilidad de toda empresa está en minimizar sus gatos y maximizar sus utilidades, así como vender más. Y es que entre más ingreses y menos gastes, mayores serán los beneficios obtenidos mes con mes.

La clave para lograrlo está en los mismos gastos de empresa los cuales deben ser los mínimos posibles manteniéndolos controlados. Aquí te daremos 5 claves sobre cómo puedes gestionar mejor los gastos de empresa para mantenerlos bajos y así, mejorar la rentabilidad de tu negocio y por tanto, tus propias ganancias.

  1. Ten claridad

La primera clave que debes tener en mente es el tener claridad sobre tus gastos. En primer lugar, debes de identificar cuáles son los gastos fijos e imprescindibles para producir, vender u operar. En segundo, debes de aprender a reconocer cuáles son los gastos no prescindibles y que pueden variar.

Al saber qué gastos son básicos para tu empresa y cuáles puedes recortar o incluso eliminar es muy importante, ya que así adquirirás consciencia y claridad. Todo esto facilitará tu vida a la hora de buscar mejorar tu contabilidad y maximizar tus utilidades.

  1. Reduce tus gastos variables

Los gastos variables son aquellos que cambian mes con mes y no tienen una cantidad fija como podría ser la renta, por ejemplo. Esta variabilidad hace que el controlar este tipo de gastos implique mucha mayor complejidad lo cual puede generar un impacto mayor en tus finanzas o las de tu negocio.

Es por eso que muchos expertos hacen hincapié en controlar al máximo los gastos variables, sobre todo aquellos que no van relacionados directamente con producción o ventas. Esa comida los fines de semana con tu equipo o una noche de copas para celebrar una victoria son gastos de tu empres que se pueden omitir.

  1. Aprende a diferencia un costo de un gasto

Otra de las mejores claves para gestionar tus gastos de empresa es aprender a diferenciar qué es un gasto y qué es un costo. Un costo es el desembolso que debes realizar para producir y vender siendo que el costo se recuperará con los ingresos por ventas.

Por ejemplo, el costo de fabricar los zapatos (mano de obra e insumos) regresará cuando los vendas. En cambio, los gastos son pagos que realizas y que van relacionados con las operaciones, pero que no se relacionan con tus productos, por ejemplo, gastos administrativos, papelería, etc.

  1. Los procesos son muy importantes

¿Crees que las grandes empresas tienen tantos procesos y trámites de contabilidad solo por placer? ¡Esto en realidad no es así! Tener procesos definidos y con ello, documentación, solicitudes y protocolos es muy importante para mejorar el control.

Así que tienes notas de gastos, solicitudes de compras, recibidos, facturas e incluso un Excel te ayudará a gestionar mejor tus gastos de empresa. De esta forma, podrás identificar mejor tus costos y gastos, su origen y su frecuencia, además de que podrás aprobarlos o rechazarlos.

  1. Apuesta por la visión a futuro y no el placer a corto plazo

Sabemos lo tentador que puede ser comprar una nueva lámpara para la oficina o estrenar un nuevo smartphone, pero ¿Realmente esto es necesario? A corto plazo puede que sí, pero a futuro quizás no.

Tener una visión enfocada a largo plazo te permitirá cambiar tu mind set enfocándote en ahorrar e invertir en pro del crecimiento de tu empresa que en gastar en placer a corto plazo. Con este cambio de visión y de mentalidad lograrás que reducir tus gastos y tus costos sea mucho más sencillo.